compartir en:

Que, de cara a las elecciones de 2018, en una sesión maratónica efectuada este domingo los panistas morelenses eligieron a los integrantes de su Consejo Estatal (90) y a 3 consejeros nacionales, fue la nota política publicada ayer lunes… pero sólo mencionado de paso que, si Acción Nacional se alía con otro u otros partidos para postular candidatos conjuntos, en ello participarán los consejeros y las cabezas de grupos a partir de una decisión de su dirigencia nacional, cupular, pues, negociada y acordada tal como lo hicieron el PAN y el PRD en las elecciones de junio pasado cuando presentaron candidatos coaligados y lograron siete de doce gubernaturas. Una circunstancia, ésta de hoy día, en la que al interior del PAN tiene un peso específico el posicionamiento de Javier Bolaños Aguilar por su cargo de presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Federal de Diputados (MDCFD), abismalmente distinta a los procesos internos de 2000, 2006 y 2012 para la selección de candidatos en los que fue mano el grupo la  Sagrada Familia (SF), postulando para la gubernatura a Sergio Estrada Cajigal, Marco Adame Castillo y Adrián Rivera Pérez, respectivamente. Echado Estrada del PAN hace cuatro años que se dio de alta en la campaña del abanderado priista a gobernador, Amado Orihuela Trejo, y achicado Rivera al quedar en el tercer lugar de la elección que ganó el perredista Graco Ramírez, el ex gobernador Adame, de la SF, conservó cierta fuerza en el PAN nacional que, sin embargo, se le vio disminuida en la contienda por la presidencia nacional en la cual apostó a Gustavo Madero quien sucumbió ante Ricardo Anaya. Fue ese proceso uno parecido al de la elección del presidente de la MDCF, a fines de agosto anterior, que con el respaldo evidente de Anaya ganó Bolaños, perfilándose automáticamente como un precandidato con fortalezas nacionales y locales a la gubernatura de Morelos. Reciente entonces la alianza PAN-PRD que “le echó montón” al PRI, aquí tanto panistas como perredistas comenzaron a sopesar la posibilidad de repetir la coalición nominando un candidato bipartidista que puede ser Bolaños, con lo cual tiene que ver, precisamente, la elección de los consejeros estatales y nacionales de los que la SF no sacó mayoría. Superada la asamblea del domingo por los panistas sin problemas aparentes de división, alardeando un estado de unidad rumbo a la designación de sus candidatos para las elecciones de 2018, en ello tendrá su parte la SF, pero ya sin el predominio que ejerció desde el 2000 hasta el 2012… Dividido el PRD en varias corrientes y específicamente en dos frentes, uno afín al gobernador Ramírez y otro vinculado a Andrés Manuel López Obrador (como lo es la delegación Morelos del llamado Movimiento Nacional por la Esperanza que integran lo mismo ex y alcaldes en funciones que ex diputados), el PRI no está dividido, se halla polarizado, y éste justamente es su problema número uno hacia la contienda por la gubernatura de 2018. Estando desde meses atrás con un pie adentro y otro afuera de la presidencia estatal del partido tricolor, Rodolfo Becerril Straffon es el llanero solitario que enfrenta oposiciones de los grupos tradicionales de priistas. Dejado solo por el delegado especial del Comité Ejecutivo Nacional, Fernando Charleston Hernández, a lo largo de casi un mes gente de Amado Orihuela mantuvo en su poder el viejo caserón de la Estación que no soltó sino hasta fines de noviembre cuando Charleston regresó a Morelos para anunciar que el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, emitiría la convocatoria para el relevo de Becerril… pero con la condición del candidato de unidad que hacen punto menos que imposible el añejo divisionismo de los priistas y los intereses personales de “los de siempre”: el propio Amado, Marisela Sánchez Cortés, Guillermo del Valle, Víctor Saucedo Perdomo, los Jorges Morales Barud y Meade Ocaranza, etc., etc., vale decir, sin meter su cuchara el diputado federal Matías Nazario Moreno, por institucionalidad o porque está jugando en ligas mayores, y fuera de este escenario priistas de probidad y capacidades probadas como el actual subdirector de créditos del Fovissste, Samuel Palma César. Ex secretario de Finanzas y Planeación del gobierno de Javier Duarte, en junio de 2016 Charleston fue llamado a declarar por la Procuraduría General de la República con respecto a señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación de las cuentas públicas de 1012, 2013 y 2014. ¿Tanto lo espanta el fantasma del prófugo Duarte que no se para en Morelos?.. ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]