Andan por la vida como si nada pasara. Se te arriman, no guardan la sana distancia, no traen tapa bocas. Habría que poner pantallas espectaculares en los zócalos de las ciudades grandes y pueblos pequeños, visibles por enormes, de unos cincuenta por veinte metros, claras las letras y elocuentes las imágenes. También en los límites de estados y en las fronteras del norte y el sur, para que informen cuántos muertos por el cólera virus van, que los incrédulos se asusten y se guarden en casa. Pero ni así respetarían la cuarentena, necios, obcecados, inconscientes. Nunca un tema había monopolizado los medios de información como hoy lo hace el covid-19. La información sobre la pandemia acapara la radio, inunda la televisión, llena los periódicos y las redes sociales, lo cual no sucedió con la misma insistencia cuando las Olimpíadas de 1968 o los campeonatos mundiales de fútbol de 1970 y 1986 de los que México fue sede. El domingo, mientras el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, reportaba 1,351 muertos y 14,677 casos sospechosos de coronavirus en el país, en la alcaldía Iztacalco la policía de CDMX les aguaba una fiesta de quince años a 120 necios a los que la emergencia sanitaria simplemente les valió madre y decidieron festejar como si el horno estuviera para bollos. Aunque por fortuna no en el mismo extremo del valemadrismo como “el campeón” Zacatecas, en Morelos tampoco entonamos mal las rancheras. De ahí que a alcaldes como los de Cuernavaca, Jiutepec, Jojutla y Cuautla (Antonio Villalobos, Rafael Reyes, Juan Ángel Flores y Jesús Corona) no les ha quedado otra que amenazar con cárcel a los vagos que no respetan la cuarentena y andan en la calle como si nada grave pasara. Médicos que están en la primera línea del frente de batalla, como los del área de urgencias del hospital general Dr. José G. Parres, no quitan el dedo del renglón: la gente debe permanecer en sus casas para disminuir los contagios, y más durante la fase 3 cuando aumentan a ritmo acelerado. No, dirían los incrédulos. ¿No? El martes pasado que arrancó la fase 3 Morelos registraba 15 defunciones, y 28 sólo cinco días después, el domingo. A este paso, ¿cuántos cuando termine mayo? ¿Mil, dos mil? No lo queremos ni imaginar… De este lado del mundo, es Nueva York la ciudad con más casos. La primera semana de abril registró su mayor cifra de muertos por coronavirus desde que comenzó la crisis. Las 731 muertes reportadas el martes elevó a 5,489 los fallecidos y 138,836 los contagios confirmados. Sin embargo y por fortuna, tres semanas después los números advierten descensos. Una nota de Univisión señala: “El gobernador Andrew Cuomo dijo el domingo que el número total de muertes y hospitalizaciones por coronavirus en Nueva York ha seguido disminuyendo. El estado registró 367 nuevas muertes por coronavirus este domingo, bajando por debajo de 400 por primera vez en semanas. Mientras tanto, el número de casos positivos reportados se mantiene por encima de 1,000 al día. El gobernador Cuomo dijo que la reapertura total del estado se hará con base en las recomendaciones del CDC, que enfatizan que la tasa de hospitalizaciones vea un declive durante 14 días. Cuomo dijo que algunas áreas menos afectadas podrían abrir para el 15 mayo. La norma solo aplicaría a negocios de construcción y manufactura en el norte del estado, siempre y cuando tomen las precauciones necesarias. En la segunda fase de reapertura, señaló, habrá una evaluación individual de los negocios, analizando cuán esencial y cuán arriesgado es reabrir cada uno”… O sea, el covid tiene cura, pero que no lo sepan los incrédulos de Morelos y el mundo porque menos hacen caso al quédate en casa… (Me leen después).

 

José Manuel Pérez Durán

jmperezduran@hotmail.com