Cuando semanas atrás Rabindranath Salazar Solorio fue nombrado coordinador general de Morena en Morelos, tácitamente fue ungido como candidato a gobernador por el propio partido sin que nadie de adentro o de afuera de la misma organización política lo cuestionara. Pero de acuerdo a una declaración del presidente estatal de Morena, Miguel Lucia Espejo, ahora resulta que “no está definido” quién será el candidato, de modo que la decisión será tomada en base a la aplicación de encuestas  y a partir de “varios elementos”. Dándose por seguro que el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, contendrá con “Rabín” por la candidatura a gobernador de la coalición Morena-PT-PES, dada la popularidad que aún conserva el ex futbolista profesional posiblemente ganaría una encuesta abierta al populacho del interior del estado, pero probablemente no en Cuernavaca debido al abandono que muestra la ciudad, infestada de baches, basura y ausencia de alumbrado público. Una encuesta sólo a miembros del partido de Andrés Manuel López Obrador tampoco le arrendaría las ganancias y, si entre esos “elementos” que menciona el también suplente del senador Rabindranath está un examen de cultura general sobre la historia de Morelos, “El Cuau” saldría reprobado. ¿Cómo candidato de la dicha coalición Cuauhtémoc le jalaría votos al candidato presidencial López Obrador? No en Morelos, no lo necesita aquí en donde ya ganó dos elecciones y seguramente ganará la tercera en 2018; pero sí le serviría acompañándolo a estados del norte, El Bajío y otras latitudes en las que “El Peje” no registra la mayoría de las preferencias electorales que sí tiene en Morelos, Guerrero, Oaxaca, Tabasco, Michoacán, Zacatecas, la Ciudad de México y altos porcentajes de votantes convencidos en el estado de México, Veracruz y Puebla. De cualquier manera, la posibilidad de que Blanco sea el abanderado de la alianza citada para la gubernatura alteró el escenario preelectoral. Le descompuso el tinglado a Rodrigo Gayosso Cepeda, aspirante a la candidatura a gobernador de la coalición Por México al Frente que integran el PRD, PAN y Movimiento Ciudadano. Y metió una dosis de nerviosismo a todos cuantos pretenden la gubernatura… lo cual no obsta para que algunos diputados locales que habían permanecido agazapados se abrieran de capa pidiendo licencias para separarse del cargo, pues también suspiran por ser el siguiente gobernador, como el panista   Víctor Caballero Solano, anteayer, 180 días antes de la elección del 1 de julio por determinación del Tribunal Estatal Electoral, y no 90 días como inicialmente había establecido el Instituto Morelense de Procedimientos Electorales y Participación Ciudadana. Dicho en otras palabras, a Javier Bolaños Aguilar le salió un tercer contendiente por la nominación del PAN solamente o la alianza registrada el lunes como Por México al Frente, el galeno Caballero, del grupo La Sagrada Familia del ex gobernador Marco Adame Castillo… NO AMBULANTE sino semifijo, el comercio acabó apoderado del corazón de la ciudad y, extendidos los vendedores callejeros a gran parte del primer cuadro, paulatinamente el centro histórico se vino despoblando. Mucha gente huyó del centro, convertidos los edificios de departamentos –amplios, no como los “huevitos” de ahora, de 60 metros y menos– en oficinas privadas y públicas, deshabitadas las casonas que ocuparon familias de apellidos famosos, rentadas o vendidas para comercios y despachos de servicios profesionales. Estudios señalan que el Centro Histórico está conformado por 101 hectáreas y mil 434 viviendas, de las cuales el 30 por ciento están deshabitadas porque de 2010 para acá se ha registrado un despoblamiento del 36 por ciento y de continuar esta tendencia podría convertirse en un Tepito. Todo esto para remarcar el reclamo insistente de los cuernavacences: el centro no merece estar como lo mantiene la autoridad municipal: sucio, abandonado, maloliente, hecho rehén de los líderes del comercio ambulante y semifijo. Qué le cuesta limpiarlo, lavar a punta de manguerazos los pisos del Juárez y la Plaza de Amas, cambiar por nuevos los pocos botes para la basura y poner más. Aunque pobre, al Ayuntamiento le alcanza el dinero para darle una manita de gato al Zócalo y sus alrededores donde por estas fechas hay más gente, avergonzados los lugareños con los turistas por tanta mugre. Y como cada año, comerciantes del Pasaje Lido que sacan sus mercancías a la calle Guerrero, quejándose de la competencia por parte de lo que ellos mismos fueron: ambulantes apoderados de las banquetas… ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán /  [email protected]