compartir en:

Si la elección de gobernador fuera hoy, ¿quiénes serían los candidatos? Hecho el planteamiento desde meses atrás, no ha variado en medios políticos pero también empresariales, académicos y de otras índoles donde la pregunta no encuentra respuestas concretas y nombres específicos, sino interrogantes, cábalas y posiciones desprendidas de afinidades partidistas, fobias y filias personales alrededor de las menciones de hombres y mujeres. Todo lo cual resulta natural. Por el PRD sólo dos, de corrientes hoy antagónicas que sin embargo y llegado el momento de una decisión nacional podría reconciliar: el secretario general de gobierno, Matías Quiroz Medina, considerado el único prospecto de los perredistas que trabajan en el Gobierno Estatal, y el senador Fidel De Médesis Hidalgo, el más beligerante de los solaztequistas opuestos al gobernador Graco Ramírez. Del PRI, el coordinador regional de la Secretaría de Gobernación, Juan Salgado Brito; el diputado federal que en los hechos lo es más por el SNTE que por el partido tricolor, Matías Nazario Moreno; los delegados del ISSSTE y de la Sedesol, Guillermo del Valle Reyes y Jorge Meade Ocaranza; la senadora Lisbeth Arjona Lecona, la ex candidata a la alcaldía de Cuernavaca y actual secretaria de gestión social del CEN, Marisela Velázquez Sánchez, y el presidente de la mesa directiva del Congreso del Estado, Francisco Moreno Merino. Por el PAN, el diputado federal Javier Bolaños Aguilar o “alguien” del grupo La Sagrada Familia del ex gobernador Marco Adame Castillo, pero siendo posible en 2018 la alianza PRD-PAN, como ocurre ahora mismo en varios de los doce estados que el 5 de julio elegirán gobernador, entonces el quid sería una negociación de cuál partido pone al candidato. Del Socialdemócrata no hay otro que el alcalde Cuauhtémoc Blanco, en Morena lleva la delantera el senador Rabindranath Salazar Solorio y por el lado de los independientes despunta el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Alejandro Vera Jiménez. Una figura, la de los candidatos sin partido, que en  las elecciones del año pasado cobró fuerza con el triunfo de Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, para gobernador de Nuevo León, y que va rumbo a la elección presidencial de 2018, impulsada la manera del candidato autónomo por el ex canciller Jorge Castañeda, quien de izquierdista tiene lo mismo que de independiente, y “la vacilada” del comunicador Pedro Ferriz de Con, dependiente contumaz del sistema de gobierno mexicano. Formada por perredistas de la corriente Nueva Izquierda, en febrero pasado surgió la llamada Iniciativa Galileo, lanzada en un acto masivo efectuado en la Ciudad de México cuando el ex secretario general y ex presidente provisional del PRD, Guadalupe Acosta Naranjo, culpó a las “tribus” de que “el barco llamado PRD se está hundiendo”. De los “galileos” ya hay una “sucursal” en Morelos. Fue  presentada el sábado en Jiutepec, con la asistencia del propio Naranjo y de personalidades del perredismo tlahuica como el diputado federal Javier García Chávez y los alcaldes de Jiutepec y Cuautla, José Manuel Agüero Tovar y Raúl Tadeo Nava, diciéndose que la Iniciativa Galileo no es una corriente más y sí una nueva expresión que incluso abre la posibilidad de impulsar a candidatos independientes aunque no se afilien al partido del sol azteca. Un evento, pues, que dio la voz de arranque rumbo el proceso político de las designaciones internas de candidatos del PRD a gobernador, presidentes municipales, senadores, diputados locales y federales del 2018… incluidos uno que otro “independiente” surgidos de los típicos “chaquetazos” en partidos… MIENTRAS tanto, el contexto de la cosa política que, ensuciado por la “hazaña” del regidor de Jiutepec por el Partido Humanista, Orlando Gorostieta Rabadán, da para que este micropartido se limpie la cara. Fue inhumano que uno de sus escasos  militantes haya sacado la pistola y herido a una niña de once años, la madrugada del sábado en  la colonia Jardín Juárez donde protagonizó una riña derivada de un incidente de tránsito. Aparte de la sanción penal por su arranque irascible de dispararle a sus contendientes y lesionar a la nena que se hallaba durmiendo en una casa con techo de lámina, el dirigente del dicho partidito debe promover la destitución del regidor belicoso. Gorostieta no debe seguir desempeñando el cargo de concejal. Aunque accidental el tiro que traspasó la vivienda y lastimó a la chiquilla, su carácter explosivo lo reveló como un peligro para Jiutepec… ME LEEN MAÑANA.

Por:  José Manuel Pérez Durán / [email protected]