compartir en:

La anterior fue una semana caótica, bloqueado el centro de Cuernavaca por antorchistas, comerciantes ambulantes, taxistas y maestros pensionados. Peor aún: como no hay soluciones mágicas, la semana que hoy inicia se podría repetir el calvario para la desesperación de miles de cuernavacenses, incuantificables de nueva cuenta los daños económicos, estrangulada la circulación de vehículos y personas en una gran parte de la ciudad por una minoría que ejerce el derecho a la libre manifestación pero impide el derecho, también constitucional, al libre tránsito de la mayoría... La costumbre: Antorcha Campesina trae contingentes de otros estados, atasca con autobuses rentados las calles laterales del Zócalo, paraliza la actividad comercial en el primer cuadro, exige al gobierno viviendas para sus agremiados y la gente de Cuernavaca que escucha a la vocera se pregunta: ¿dónde están dando para ir? Se las dio el anterior gobernador Marco Adame, cediéndoles lotes en Alpuyeca frente a la oposición inútil de los lugareños que hasta entonces vivieron más o menos en paz… El cinismo: encabezados por Ben Hur Hernández Bringas, uno de los dos líderes del Nuevo Grupo Sindical (NGS), los comerciantes ambulantes y semifijos amenazan con que regresarán a “sus” lugares de la Plaza de Armas una vez que ésta termine de ser remodelada. Ben Hur dice que no está en contra del reordenamiento, cínicamente porque él mismo padrotea el desorden cuidando su negocio millonario de cuotas de protección a los vendedores que llevan años apoderados de la Plaza de Armas y de calles cercanas al Jardín Juárez. (El otro líder del NGS es su padre, Bulmaro Hernández Juárez, quien, beneficiario económico de contratos tanto en la pasada administración estatal como la actual, al mismo tiempo está con Dios y con el diablo)... La “estrategia del líder”: Taxistas adheridos al NGS bloquearon la avenida Morelos y la calle Nezahualcóyotl apoyando a los fenicios de Plaza de Armas, oportunistas, pues, ¿qué tienen qué ver los taxistas con la protesta de los ambulantes?.. La ausencia: Siendo la Plaza de Armas una nave municipal, el manejo le concierne al “piloto” Cuauhtémoc Blanco. Omiso ante el problema del ambulantaje, ello está entre sus responsabilidades de alcalde y sin embargo lo evade porque asumiéndolo dañaría “su imagen” como ex futbolista profesional exitoso. Blanco gobierna para todos los cuernavacenses, no sólo para un sector o varios, pero se limita a firmar un convenio para el rescate de la explanada principal de la ciudad y le deja el trabajo pesado al Gobierno Estatal. El acuerdo señala la reubicación de ambulantes y semifijos, pero dónde. Recursos no hay para construir rápidamente otro pasaje comercial tipo el Lido o el Degollado, así que el cambio sería en espacios igualmente municipales. ¿Cuándo? Se supone que antes del 15 de septiembre, inaugurada la plaza remodelada para que dónde sino ahí sea realizada la ceremonia del “grito” de Independencia. Entonces Cuauhtémoc podrá seguir haciendo que la virgen le habla, aunque la fórmula parece sencilla: si amparado está el ambulantaje por el derecho constitucional al libre ejercicio de toda actividad lícita y honesta, y la del comercio lo es, el mismo trabajo que practican en el centro de la ciudad lo pueden llevar a cabo en otros lugares y, al no impedírselos la autoridad local, el juez federal ya no podrá seguir amparándolos. Problema multifactorial el del comercio irregular, es una de las consecuencias del desempleo, genera afectaciones al comercio regular que paga impuestos y mantiene empleos, da pretextos o razones a la manifestación y al bloqueo de calles, pero al final de cuentas involucra a cientos de familias que subsisten vendiendo lo que pueden en la vía pública. En este caso de lo que se trata es de hallar una solución para que el Zócalo de nuestra ciudad no siga siendo el más desordenado de capital estatal alguna del país, pero de poco servirá la remodelación si subsiste la anarquía, si el presidente municipal incumple sus obligaciones y los intereses de sindicatos corruptos continúan pesando más que el bienestar de los cuernavacenses… Pasa en lo general que la decencia política no tendría lugar para el oportunismo. Ex alcalde de Ciudad Ayala y actual diputado panista, José Manuel Tablas puso el grito en el cielo. Declaró que la Fiscalía General del Estado debe aclarar el hallazgo de tres cadáveres de menores en la fosa común de Tetelcingo, pero no dijo que ya había carpetas de investigación… ME LEEN MAÑANA.

Por:  José Manuel Pérez Durán /  [email protected]