compartir en:

Un contingente que hubiese colmado de simpatizantes de Cuauhtémoc Blanco desde Buena Vista hasta la sede del Congreso Estatal, habría asustado a los diputados y quizá cancelado el proceso  hacia la revocación del mandato al alcalde de Cuernavaca. Pero espontáneos o acarreados vecinos de colonias y empleados del Ayuntamiento, la marcha de la mañana de este martes resultó flaca. Así, la espada de Damocles sigue pendiendo sobre el alcalde de Cuernavaca, exigida su destitución por la mayoría de los regidores y respaldada por más de un tercio de los diputados  del Legislativo local. La suerte, pues, del ex futbolista profesional pareciera estar sellada, y de rebote la posibilidad de ser relevado por su suplente Juan Manuel Hernández Limonchi, quien al momento de aceptar la suplencia para la elección de junio antepasado seguramente no se imaginó convertido en presidente municipal… Nunca el escándalo, el desaseo político, las sospechas de corrupción, el cinismo,  la vulgaridad habían envuelto al Ayuntamiento capitalino como en la actualidad. Y conste: los viejos cuernavacences hemos visto pasar a más de un presidente  municipal corrupto. El supuesto o real contrato por siete millones de pesos que para ser el candidato a la presidencia municipal le habrían pagado los dueños del Partido Social Demócrata (PSD) a Cuauhtémoc Blanco, generó la percepción social de que Cuernavaca está siendo gobernada por una pandilla de rufianes. Echados del Ayuntamiento, dejados fuera de las expectativas de negocios por los “moches” de constructores de obra pública, de proveedores y las “mordidas” en áreas tradicionalmente corruptas como Gobernación, Licencias, Protección Civil, Tránsito y más, los carnales Roberto y Julio Yáñez se vengaron revelando la existencia del dicho contrato. Fue tanto su coraje y codicia, que no les importó ponerse en evidencia ellos mismos y, jugándose el todo por el todo en una partida de tahúres de la política, tampoco parece interesarles que el partido de su propiedad, el PSD, esté en peligro de perder el registro electoral. Investigado el caso del contrato a Cuauhtémoc por la Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) que abrió el expediente INE/UTF/DA-F/2014/16, como en una diligencia judicial los indiciados fueron citados a comparecer. Metidos en camisa de once varas, si los Yáñez no acreditan que el origen del dinero de la contratación fue lícito podrían ser objeto de una investigación por parte de la Procuraduría General de  la República bajo la presunción del delito de lavado de dinero, y el propio Cuauhtémoc enfrentaría un problema por evasión fiscal con el Servicio de Administración Tributaria de la Secretaría de Hacienda. De manera paralela y asegurando que la firma del contrato le fue falsificada, el ex futbolista profesional interpuso una denuncia en la Fiscalía General del Estado, pero ello no le bajo el volumen al escándalo, se lo subió... Mientras tanto el show debe continuar. Empantanado al igual que nueve de cada diez ayuntamientos y quebrado el  Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca, intenta espantar a los morosos con suspenderles el suministro. Y no son pocos los deudores, nunca lo han sido, unos 36 mil del total de 108 mil según los datos del director de la dependencia José Pérez Torres. En ese ímpetu recaudatorio, será que a los automovilistas que sean pillados pasados de copas en los retenes del alcoholímetro que empezará mañana el “chistecito” les saldrá caro. No serán detenidos sino enviados a su casa en taxis, pero al día siguiente para recuperar sus vehículos deberán estar pagando cinco mil pesos de multa, el arrastre de la grúa y el corralón. Eso y además con una “cruda”  triple: económica, moral y física…  QUE después de que lo mandó tomar el 3 de este mes Amado Orihuela Trejo regresó anteayer la casona del comité Directivo Estatal del PRI, aparte de hacerle un regalo a Rodolfo Becerril Straffon por su cumpleaños consiguió que el delegado Fernando Charleston Hernández anunciara lo que debió plantear desde el inicio del conflicto: un candidato de unidad para presidente del PRI tlahuica  con la condición de un acuerdo en los que nunca se ponen de acuerdo el propio Amado, el grupo de “los mariselos”, los Jorges Meade Ocaranza y Morales Barud, Víctor Saucedo Perdomo, Matías Nazario Avilés, Rafael Cepeda Aguilar y tal y tal. Según Charleston, sólo sin desacuerdos el dirigente nacional del PRI,  Enrique Ochoa Reza, emitirá la convocatoria para el relevo de Becerril al que le tocará las elecciones de 2018. “Fácil”, ¿no?.. ME LEEN MAÑANA.

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]