compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Como cada domingo decenas de familias asistieron a las funciones de teatro que se ofrecen gratuitamente en el Jardín Borda.
En esta ocasión, se presentó una obra producto del taller de actuación que se impartió durante varios meses y que permitió que tanto adultos como niños conocieran a detalle el amor por el teatro.
Desde el mediodía las familias comenzaron a llegar para hacer fila y poder ingresar a la sala Manuel M. Ponce, que se ubica en el Centro Cultural Jardín Borda. No tiene costo, por lo que hay que estar media hora antes para poder encontrar un lugar.
En punto de las 13:00 horas comenzó la función, en esta ocasión, fue diferente, ya que no se trataba de una compañía de teatro la que puso la escena sino de un grupo de personas que concluyó un taller y como prueba final tuvo la representación de una obra con temas actuales.
“La perdida de la risa y del sentido del humor a causa de los problemas cotidianos y todo lo que sucede cuando dejamos de sonreír” fue la trama de la obra que arrancó varias carcajadas a los asistentes.
“Reír para no enloquecer, reír para liberar el alma, reír para seguir vivos, dejar a un lado las cosas importantes de la vida y enfrentarlas con humor” fueron algunas de las recomendaciones que dieron a niños y adultos los actores.
“Evitar que las cosas que se creen importantes nos atrapen en la vida cotidiana y aprender a disfrutar el momento para evitar que ‘El Vampiro de la Risa’ robe nuestras sonrisas” fue el mensaje.
Al término de la función, los actores dijeron que el mejor reconocimiento son las risas y los aplausos.

Atrapados. Los asistentes a los Domingos Infantiles fueron atrapados por la obra experimental; las risas y los aplausos no cesaban.

"Reír para no enloquecer, reír para liberar el alma, reír para seguir vivos, dejar a un lado las cosas importantes de la vida y enfrentarlas con humor.” Personaje

Por: Marcela García / marcela.garcia@diariodemorelos.com