Beijing, China.- El presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), Graco Ramírez, señaló que ante las dificultades internacionales que se presentan en la actualidad, entre México y China soplan nuevos vientos económicos.

Durante un encuentro con Tang Yi y Zhang Xu, presidente y vicepresidente de la Empresa Estatal China National Technical Import & Export Corporation, el mandatario morelense recordó que la economía mexicana se ha desarrollado en una visión global y de mercados, además de que ha sido exitosa por más de dos décadas con Canadá y Estados Unidos.

“Pero cuando hay dificultades en esa relación soplan nuevos vientos, pueden ser a favor de China y de México. Esa oportunidad que tenemos, juntos, de hacer más cosas de las que hemos hecho hasta ahora, muchas gracias por su presencia, empezamos una nueva relación con China los gobernadores de México que será de beneficio mutuo”.

Acompañado por los gobernadores de Tlaxcala, Antonio Mena; y de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, Graco Ramírez, anunció que preparan un portafolio de inversiones, el cual será transmitido por la Embajada de México en China, a fin de que mandatarios y empresarios chinos puedan realizar una visita a México.

El Gobernador de Morelos puntualizó que la Conago quiere construir tantos puentes como se pueda con empresas y provincias chinas. “En concreto hay proyectos de infraestructura muy importantes que tenemos interés en que se desarrollen. Tenemos las unidades económicas especiales en el sur de nuestro país”.

Graco Ramírez manifestó que hasta ahora la relación con México, como es debido y lo establece la Constitución, es mediante agencias federales del gobierno con las que actúa China, “sin menoscabo de ello, sin demérito de esa función y de esa relación, la presencia de los gobernadores tiene un impulso nuevo porque está estableciendo el interés bilateral de las regiones donde gobernamos, la oportunidad de inversión que queremos abrir con China”.

Dijo que por la dinámica de la relación entre ambas naciones, es evidente que existe una simetría en el intercambio comercial que favorece a China. Sin embargo, en ese superávit puede resolverse a partir de trabajar sobre proyectos de inversión pública-privada en el territorio mexicano por parte de las empresas chinas.

La reforma estructural en la política económica de México abre facultades y responsabilidades a gobiernos locales para poder generar inversión extranjera directa en la propia legislación.

Por: Ddm Redacción
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...