compartir en:

En duelo de constantes emociones dentro y fuera del campo cortesía del Bayern Munich, Atlético de Madrid consiguió el pase a la final de la Champions League, pese a haber caído 2-1 en la semifinal de vuelta, con marcador global 2-2 en su favor por su gol como visitante.

Desde el inicio Bayern ejerció presión sobre el marco “rojiblanco” con una serie de disparos desde media distancia que lograron inquietar al arquero esloveno Jan Oblak, quien vio batida su portería al minuto 30 tras un tiro libre del español Xabi Alonso.

El ex mediocampista del Real Madrid envió un balón desde fuera del área que fue desviado por el uruguayo José María Giménez, cuya intervención impidió que el portero “colchonero” atajara el 1-0 en favor de los “bávaros”.

Cinco minutos más tarde en un mal juego defensivo Giménez cometió una falta que fue marcada como penalti, aunque el delantero Thomas Müller desperdició la oportunidad de ampliar la ventaja y falló su disparo ante Oblak.

Ante una probable remontada en el marcador global por los “germanos”, para el segundo tiempo el técnico argentino Diego Simeone envió a los “madrileños” en busca del desempate en la serie, el cual consiguieron en un contragolpe finalizado por el francés Antoine Griezmann.

Griezmann consiguió el 1-1 en la cuenta y el 2-1 en la eliminatoria tras vencer en un mano a mano al portero Manuel Neuer, quien desencajado plasmó el sentir de la escuadra local tras no conseguir momentáneamente la hazaña de avanzar a la final sobre el Atlético de Madrid.

Sin embargo, el delantero polaco Robert Lewandowski devolvió las esperanzas al Bayern luego de marcar de cabeza el 2-1 en el partido y empatar la eliminatoria 2-2 para elaborar un cierre dramático en la semifinal, que concluyó con un penalti errado del español Fernando Torres para los “rojiblancos”.

Con ello Atlético de Madrid disputará su segunda final de Champions League bajo el mando del “Cholo” Simeone, quien podría tener revancha frente al Real Madrid, con quien perdió su primera final, si éste avanza al juego a celebrarse el sábado 28 de mayo en Milán.