compartir en:

Bagdad.- Un grupo de yihadistas suicidas que vestían uniformes del Ejército de Irak lanzó hoy un ataque contra una central eléctrica cerca de la ciudad de Samarra, al norte de Bagdad, lo que dejó al menos siete personas muertas y otras 12 heridas, sin contar a los agresores.

El Ministerio de Electricidad de Irak informó que cuatro atacantes irrumpieron este sábado en la planta, pero sólo uno de ellos logró detonar los explosivos que portaba, mientras que los demás fueron muertos por disparos de los oficiales.

El general Qassem al-Tamimi, jefe de una unidad de policía encargada de proteger las instalaciones, indicó que los tres agresores estaban uniformados como soldados y que ello les facilitó el ingreso a la central de Galisiyah, donde varios camiones resultaron dañados.

Fuentes médicas del hospital al que fueron trasladadas las víctimas en Samarra, unos 100 kilómetros al norte de la capital iraquí, confirmaron que cuatro policías y tres trabajadores de la central eléctrica perdieron la vida en el ataque.

De acuerdo con reportes del sitio web de noticias Iraq News, los atacantes suicidas pertenecían al grupo yihadista Estado Islámico (EI), el cual reivindicó el ataque en una declaración.

Los refuerzos de seguridad que llegaron a la planta evacuaron a los empleados que permanecían escondidos en el interior del lugar.

Los combatientes del EI han intensificado sus ataques contra civiles y miembros de las fuerzas de seguridad conforme avanzan las campañas del gobierno iraquí para retomar el control del territorio que capturaron los yihadistas desde 2014 cuando declararon un califato en Irak y Siria.

Por ahora, el grupo islamista ha perdido mucho terreno, incluida la ciudad de Mosul, declarada capital iraquí de su califato, en el norte del país, y recientemente la estratégica Tal Afar, por lo que está luchando por defender sus últimos refugios en Kirkuk, Anbar y Salahuddin.

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Irak (UNAMI) reveló que la violencia y los enfrentamientos armados dejaron 116 civiles iraquíes muertos solamente en agosto.