compartir en:

A pocas semanas de que murió el actor, productor, escritor y comediante Roberto Gómez Bolaños, el 28 de noviembre de 2014, su viuda, Florinda Meza, puso a la venta la casa de la Ciudad de México que le heredó y en la que la pareja vivió por más de 30 años.

Sin embargo, para Florinda fue difícil conseguir un comprador, pues solicitó 34 millones de pesos. Ahora que por fin encontró un potencial comprador que ofrecía 30 millones, la intérprete de "Doña Florinda" en "El Chavo del 8", se arrepintió y dijo que no la vendería por un motivo muy importante.

Según informó una persona cercana a la actriz a la revista TVNotas, Florinda "vio al 'espíritu' de su esposo vestido de blanco en un túnel de luz, ¡y le ordenó no venderla! Le dijo que mejor vendiera la residencia de Cancún. Y así lo hará ahora".

En enero pasado, trascendió que la también productora se encuentra tan deprimida por la ausencia de su esposo, que ya piensa en morir.

"Por desgracia se encuentra muy mal, ¡se está dejando morir de tristeza", reportó la misma publicación, asegurando que Florinda se la pasa llorando y sola, además de que no está comiendo bien.

Desde varios años antes de la muerte de Roberto Gómez Bolaños, Florinda no ha trabajado como actriz o productora, por lo que la falta de trabajo también la mantiene sumida en la tristeza.