compartir en:

Irma se debilitó este lunes a tormenta tropical mientras avanza por Florida camino al sur de Georgia.

Sus vientos sostenidos máximos se redujeron a casi 110 kilómetros por hora y el Centro Nacional de Huracanes prevé que se debilitará a depresión tropical para el martes en la tarde.

Irma se encuentra a unos 170 km al norte-noroeste de Tampa, Florida, y avanza hacia el norte-noroeste a casi 30 km por hora. El domingo en la mañana llegó a Florida como huracán categoría 4.

Casi 4.5 millones de viviendas y negocios de toda Florida se quedaron sin electricidad por el paso del huracán Irma por el estado.

Restaurar el servicio por completo podría demorarse semanas, señalaron funcionarios de servicios públicos. Más al norte, más de 100 mil personas sufren apagones en Georgia.

Gran parte del este de Alabama y de la costa de Carolina del Sur están en alerta por tormenta tropical ante el avance de Irma, que se debilita a medida que se mueve hacia el norte.

De acuerdo con la previsión del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, el meteoro llegará el lunes al sur de Georgia, donde se decretó una alerta por huracán en una extensa zona rural que incluye las ciudades de Albany y Valdosta.

En algunas partes del estado, como la zona metropolitana de Atlanta, se registraron aguaceros a primera hora del lunes.

El alcalde de Tampa, Bob Buckhorn, señaló que aunque la ciudad no se libró del todo de la furia de Irma, la situación no es tan mala como se temía.

“Lo que pensamos que iba a ser un puñetazo en la cara fue un golpe lateral”, dijo Buckhorn el lunes por la mañana al programa de la televisora MSNBC “Morning Joe”.

En la ciudad hay muchas líneas caídas y escombros, explicó el regidor.

Las autoridades de Tampa posicionado vehículos “para asegurar que cuando llegue la marejada podamos mantener a la gente lejos de las calles”.

Según el alcalde, los cortes de electricidad que afectan a algunas partes de Tampa podrían durar al menos un par de días más.

Irma se debilita a medida que avanza sobre el oeste de la península de Florida, a donde llegó el domingo como un huracán de categoría 4.