Actualmente el oficio de la palma es una tradición artesanal en la familia del esposo de Guadalupe Salazar, una familia artesana con más de 20 años en la elaboración de productos de palma.