Un empleado de una constructora terminó con crisis nerviosa y lágrimas en el rostro, luego de que su camioneta Ford cargada con material de construcción, quedara en cenizas, tras incendiarse presuntamente debido a un cortocircuito en el motor, cuando circulaba por la avenida Compositores, frente a una bodega de mosaicos, cerca de un fraccionamiento en Cuernavaca.