compartir en:

Chicago.- El equipo argentino abrió con un triunfo la Copa América Centenario, que sirvió para demostrar que no hubo “Messidependencia”, tras vencer cómodamente a Chile, por lo que el regreso del “10” ante Panamá es algo que ahora no preocupa.
La Albiceleste busca sellar su segunda victoria y ahora Lionel Messi, que se perdió el primer juego por lesión, es duda pero evoluciona satisfactoriamente.
El equipo argentino camina tranquilamente en esta Copa, no así los centroamericanos, que tienen al rival más complicado del grupo, una prueba de fuego para saber dónde están parados.
El equipo de la Concacaf está empatado en puntos con los pamperos, ambos tienen tres y una victoria a cualquiera de los dos les aseguraría un lugar en los cuartos de final.