Una niña de 13 años sufrió crisis nerviosa al ver cómo se incendiaba su domicilio, el departamento 201, del edificio 9 de la unidad habitacional Teopanzolco, de Cuernavaca, presuntamente por un cortocircuito en el sistema eléctrico.