Cuatro personas murieron y otras dos resultaron gravemente heridas, la noche de este miércoles, luego que un hombre armado con un cuchillo las apuñalara cuando transitaban entre las ciudades de Santa Ana y Garden Grove, en el condado de Orange, al sur de California.

El atacante fue detenido por oficiales de policía mientras éste se había refugiado en una tienda 7-Eleven.

Cuando el hombre salió de la tienda de conveniencia, tenía una pistola que le había quitado al guardia de seguridad de la tienda y un cuchillo.

El nombre del hombre no ha sido revelado y el motivo de su ataque no se conoce, tampoco la identidad de las víctimas.

Los crímenes aparentemente comenzaron como robos y se convirtieron en una serie consecutiva de apuñalamientos, según la policía.

Las autoridades dijeron que el atacante y todas sus víctimas son latinos, según reportes del diario Los Angeles Times.

El jefe de la policía de Garden Grove, Carl Whitney, dijo que el motivo parece ser el robo, así como la ira y el odio. No hizo más comentarios sobre los motivos del ataque.

La alarma comenzó durante la tarde, al reportarse que el cuchillero apuñaló y mató a dos hombres en un complejo de apartamentos. También intentó robar una panadería y luego se dirigió a un negocio de seguros y apuñaló a una mujer que sobrevivió pero se encuentra en estado crítico.

Luego su sangrienta misión la continuó en una gasolinera donde apuñaló a otro hombre mientras bombeaba combustible. La víctima fue llevada a un hospital y se espera que sobreviva, dijo la policía.

El sospechoso luego procedió a matar a un hombre en un metro cercano y luego atacó a un guardia de seguridad en un 7-Eleven al otro lado de la calle, apuñalándolo y matándolo antes de que la policía lo encontrara y lo arrestara.


Últimas Noticias