compartir en:

El Senado de Estados Unidos aprobó hoy una iniciativa de ley que permitirá a familiares de víctimas de los ataques del 9/11 demandar ante cortes estadunidenses al gobierno de Arabia Saudita por cualquier presunta participación que éste haya tenido en los atentados.

La propuesta fue rechazada por la administración Obama, que aludió los efectos negativos que tendrá para las relaciones de Estados Unidos con ese importante aliado, además de insistir que no existe nexo alguno entre los autores materiales e intelectuales de los ataques y el gobierno de Riyadh.

“Nuestra mayor preocupación es por las potenciales consecuencias que la aprobación de esta legislación traería, y eso es darle a otros países una excusa para someter a Estados Unidos a lo que podrían ser cortes partisanas otros países, y frente a las que tendría entonces que defenderse”, dijo el vocero presidencial Josh Earnest.

La propuesta Ley de Justicia Contra Patrocinadores del Terrorismo fue aprobada por voz de voto, sin que se registrara oposición entre la bancada demócrata, sugiriendo que el presidenta Obama podría enfrentar una amplia resistencia si decide vetarla, algo que Earnest no dejó del todo claro.

De ser promulgada, la ley daría a los familiares de las víctimas que perdieron la vida en los atentados de Nueva York, Washington, y los que murieron en el avión que se desplomó en Pensilvania, la posibilidad de buscar por cuenta propia justicia ante las cortes de su país.

La sospecha de que el gobierno de Arabia Saudita tuvo algo que ver con los atentados ha sido avivada por la negativa del gobierno de hacer pública 28 páginas del reporte preparado por la comisión especial nombrada por el Congreso para investigar estos hechos, las cuales se mantienen como material clasificado.

Earnest aseguró, empero, que los propios miembros de la comisión, después de revisar esas páginas concluyeron que “el gobierno saudita, como institución, no apoyó a quienes complotaron el 9/11”.

La ley podría tener igualmente consecuencias para la economía de Estados Unidos ante los reportes de que de ser promulgada, Arabia Saudita vendería bienes por 750 mil millones de dólares, incluyendo miles de millones en bonos del gobierno estadunidense, provocando con ello un severo choque en el sistema financiero.

El republicano John Cornyn, co-autor de la propuesta junto con el demócrata Charles Schumer dijo que el mensaje de la ley es que Estados Unidos “combatirá el terrorismo con cada herramienta disponible, y que las víctimas de los ataques terroristas en nuestro país, tendrán los medios a su disposición para buscar justicia”.