CUERNAVACA, MORELOS.- Empresarios celebraron la suspensión de la entrada en vigor del alcoholímetro en Cuernavaca, al señalar  que ante la falta de condiciones, estaba destinado al fracaso.
El vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Ángel Adame Jiménez, dijo que el programa no sólo no fue socializado, sino que tampoco estaba respaldado en la Ley de Ingresos del Ayuntamiento de Cuernavaca.
Indicó que el cabildo primero debió considerar los ingresos por concepto de multas, para darle legalidad y transparencia; de lo contrario, se habría confirmado que su finalidad era recaudatoria y discrecional.
Señaló que en un segundo intento por ponerlo en práctica, el municipio no sólo debe garantizar las condiciones para su aplicación, sino realizar una campaña de socialización de por lo menos un mes, entre los diferentes grupos y sectores.
Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Jorge Mátar Vargas, consideró que la suspensión fue la mejor decisión, luego de que al no haber garantías mínimas para su aplicación y de respeto de los derechos humanos de los ciudadanos, estaba condenado al fracaso y al descrédito por parte de la sociedad.

Motivos
Dirigentes empresariales consideraron que de haberse implementado el alcoholímetro, iba a fracasar.

 

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ
[email protected]