Cuernavaca.- Recién desempacado de los Juegos Olímpicos, el nadador morelense Ricardo Vargas visitó las instalaciones de Diario de Morelos para platicar sobre su experiencia y su récord olímpico, donde aprovechó para confesar que ya piensa en Tokio 2020.
A escasos días de que vivió su debut en la máxima justa deportiva, el atleta de Cuernavaca regresará a los entrenamientos el lunes, después de unas merecidas vacaciones, para luego iniciar el siguiente ciclo olímpico.
“Definitivamente estoy feliz de esta experiencia, de poder tener la oportunidad de representar a mi país y poner en alto su nombre con el récord mexicano.
“Son las primeras vacaciones que me tomo después de mucho tiempo, el lunes vuelvo a nadar y de ahí a pensar en Tokio 2020”, comentó el tritón.
Entre risas, Ricardo confesó que lo primero que hizo después de terminar su concentración fue comer pizza y tacos al pastor, algo que no entraba en su dieta.
Sin embargo, esta aventura  no sólo dejará marcado a Ricardo en lo deportivo, sino que ahora portará los aros olímpicos mediante un tatuaje que se hizo en el brazo.
Durante la charla, Vargas Jacobo dijo que la música le ayudó a relajarse previo a su competencia, y pese a la presión que significaba saltar al Centro Acuático no dejó de disfrutar el evento.
“Me gusta escuchar música antes de competir. Son complicados los minutos previos porque sabes que estás con otros siete competidores con los que vas a estar peleando un lugar.
“Algo muy importante es que pase lo que pase, sea cual sea el resultado, voy a salir para ser feliz, si no, no tiene caso. La verdad nada está seguro, se te pueden caer los googles o dar un calambre, tienes que estar preparado para todo. Sólo queda dar lo mejor de ti en tu prueba”, mencionó
Además, notablemente emocionado, el competidor en los mil 500 metros libres no pudo dejar pasar la oportunidad de contar cómo vivió la inauguración.
“La entrada es increíble; cantando el Cielito Lindo, aunque no sepas cantar, todos saben que es México y ver a la gente aplaudiendo, las luces y todo es algo que no se puede explicar. Me quedé con la boca abierta al ver mi bandera y a todos los países desfilar. Estuvo genial e inolvidable”, recordó satisfecho.
Agradecido por el apoyo de la afición mexicana y de sus padres, quienes estuvieron presentes en la competencia, Ricardo Vargas compartió algunas de sus anécdotas en la Villa Olímpica, donde además pudo estar cerca de los mejores atletas del mundo.
“Todas las expectativas que tienes de la Villa se quiebran cuando lo vives; la cantidad de condones que había, parecía que estaban en máquinas de dulces, es de lo que más recuerdo.
“Desde que llegué ya quería competir, pero me dio tiempo para disfrutar la convivencia. Algo chistoso fue que las sábanas tienen el logo de Río y cómo no llevártelas, la verdad me las traje aunque me dijeron que me las iban a cobrar, pero no fue así y ahora duermo con ellas”, recordó.

Recibe todo el respaldo
Sobre el bajo rendimiento de algunos deportistas mexicanos en los Juegos de Río 2016, quienes hicieron referencia al poco apoyo, Ricardo Vargas aseguró que ese no fue su caso.
“Es un tema muy delicado; no estoy muy enterado de los problemas, pero en mí caso sí hubo apoyo de la Federación, Conade y COM.
“Aunque también creo que los problemas internos que tienen algunos deportistas con sus Federaciones sí puede llegar a afectar”, dijo.
Finalmente, el morelense aseguró que todos los atletas dieron su máximo esfuerzo, pese a no dar los resultados.
“No puedo decir si es pretexto (malos resultados), pero estoy seguro que todos dieron su máximo en la competencia”, concluyó.
 

18
años de edad tiene Ricardo actualmente.

Mil 500
 metros la prueba en la que participó en Río.

15:11:53
el récord que marcó en las Olimpiadas 2016.

12
de agosto su debut en los Juegos Olímpicos.

"Durante mi competencia no me importan los demás, es darlo todo. Llegué a estar en primer lugar y todo es estrategia, la mía era bajar mis tiempos, agarrar experiencia y saber que eran uno Juegos Olímpicos.” Ricardo Vargas, nadador morelense.

"Vale la pena cuando entras al estadio, y desde antes que nos tenían formados. Ver al final el túnel es padrísimo. Lo que viví en Río fue espectacular la verdad.” Ricardo Vargas, atleta morelense.

Por: Diego García Cruz /  [email protected]