compartir en:

Un nuevo tipo de antiveneno de alacrán, desarrollado por el doctor Lourival Domingos Possani Postay, Premio Nacional de Ciencias 2016, arribará al mercado mexicano.

Entre las últimas aportaciones del reconocido investigador emérito del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se encuentra el estudio de inmunoglobulinas humanas capaces de neutralizar las toxinas del veneno de alacrán, el cual ya fue patentado y que se espera sustituya a los antivenenos de caballo.

“Cuando llegué al país hace más de 40 años, no se conocía bien desde el punto de vista bioquímico la composición de los venenos de alacranes ni por qué mataban a la gente. Por eso decidimos estudiar el veneno de los alacranes mexicanos”, indicó el estudioso de origen brasileño.

De acuerdo con el comunicado de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) la picadura de alacrán es considerada un problema de salud pública en México al estimarse que al menos 300 mil personas son afectadas cada año.

El científico naturalizado mexicano aclaró que se trata de un antiveneno y no de una vacuna, pues explicó que es un paliativo para la persona que ya fue picada y afectada por el artrópodo.

Asimismo, reconoció que en un principio su intención fue generar una vacuna junto a su equipo de investigación, pero que ésta no funcionó.

“La picadura es un evento muy abrupto y rápido. Si no se tiene la cantidad de anticuerpos suficiente no funciona, y como la generación de esos anticuerpos era de baja afinidad, no protegía”, resaltó.

El investigador recibió el Premio Nacional de Ciencias 2016 en el área de tecnología, innovación y diseño “por su contribución científica al estudio de la estructura y función de los péptidos y proteínas del veneno de los alacranes”.

De este modo se convirtió en el primer mexicano en recibir en dos ocasiones el reconocimiento que otorga la Secretaría de Educación Pública (SEP), la primera vez fue en 1996 en el área de ciencias físico-matemáticas y naturales.

Lourival Possani trabaja desde 1974 en la UNAM, tiene en su haber 86 patentes de invención, 47 ya fueron aprobadas. Ha cedido sus derechos a diversas compañías farmacéuticas mexicanas.