El fiscal de Guerrero, Xavier Olea, informó que los presbíteros Germaín Muñiz García e Iván Añorve Jaimes, asistieron a una fiesta el 4 de febrero, en la que ingirieron bebidas alcohólicas y se les vio con armas de grueso calibre, antes de ser ejecutados en la carretera federal Iguala-Taxco.

 

En rueda de prensa, Olea Peláez, detalló que las “hoy víctimas salieron imprudentemente a las 19:00 horas, el 4 de febrero con dirección a Taxco, donde hicieron una parada en un hotel”.

Destacó que el sacerdote Germaín Muñiz García fue fotografiado portando un arma de grueso calibre y en compañía de hombres fuertemente armados.

Se tiene conocimiento de que los sacerdotes acudieron a dicho baile, estuvieron ingiriendo bebidas alcohólicas, lo que implica para ellos una imprudencia”, agregó.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...