Difícilmente podríamos leer la historia de Michael William Sellers, sin estremecernos un poco. Este hombre falleció en el 2012 víctima de cáncer, dejando huérfana a su hija Bailey Sellers de 16 años. Sin embargo, Antes de partir, pagó por adelantado un arreglo de flores para que su hija las recibiera cada cumpleaños, hasta llegar a los 21. 

Justamente este año se entregó el último arreglo flotar a Bailey, quien compartió en sus redes sociales la fotografía de las flores acompañada de una donde posó junto a su padre cuando apenas era una niña, y la tarjeta que recibió en esta ocasión.

Esta es mi última carta de amor hasta que nos volvamos a ver. No quiero que derrames más lágrimas por mí, porque estoy en un lugar mejor. Eres y siempre serás la joya más preciosa que me dieron. Sé feliz y vive la vida al máximo. Estaré contigo a cada paso que des, sólo mira a tu alrededor". 

Esta historia ocurrida en Johnson City, Estados Unidos, conmovió a una gran cantidad de usuarios quienes compartieron las imágenes y recordaron el dolor que les causó a varios perder a sus padres.