Investigadores y estudiantes del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), en la Universidad de Guadalajara (UdeG), desde hace un año estudian las propiedades del veneno de abeja contra el mal de Parkinson.
“Cuando ponemos el veneno de abeja (en ratones de laboratorio), la conducta que hace que den giros (como en el Parkinson) casi desaparece, aproximadamente 90 por ciento”, informó la doctora Silvia López Pérez, investigadora del Departamento de Biología Celular y Molecular del CUCBA.
De acuerdo con el resultado de otras pruebas, los roedores recuperan la capacidad de manipular y comer espagueti, y pueden reconocer objetos; esto último significa que recuperan la memoria a corto plazo, quizá hasta 70 por ciento.
“Si bien no las vamos a curar porque (con el Parkinson) ya hay muerte celular, queremos mejorar la vida de quienes tienen dicho padecimiento”, explicó.

"La siguiente etapa será estudiar, a nivel molecular, cómo el veneno de abeja interacciona con el fármaco utilizado en personas con mal de Parkinson.”  Silvia López Pérez, investigadora.

 

Fuente: Universidad de Guadalajara