compartir en:

Viejos corridos y melodías que provocan la nostalgia de algunos de quienes lo escuchan, son las que entona este señor con su guitarra, en restaurantes del Centro de Cuernavaca, todo para ganarse el aplauso y una moneda para llevar el pan a su casa.
Fotos: Valeria Ortega / DDM