El grupo ecologista Deutsche Umwelthilfe (DUH), busca que los fabricantes de los automóviles BMW y Daimler en Alemania, dejen de producir modelos industriales contaminantes, por ello presentaron dos demandas.  
Con la finalidad de "imponer el fin de los vehículos a diésel y gasolina a partir de 2030", DUH, traducible como Acción Medioambiental Alemana, siendo uno de los principales grupos ambientalistas, señala a BMW y Daimler (fabricante de Mercedes-Benz), como a empresas que violan "el derecho fundamental a la protección del clima". 

Presentadas ante los tribunales de Stuttgart y Munich, las demandas impuestas por las organizaciones DUH y Greenpeace, señalaron que los fabricantes tendrán un plazo de semanas para presentar su defensa. 

Todas estas acciones tomadas considerando la protección del clima como un derecho fundamental en Alemania, una decisión adoptada este año por la Corte Constitucional de la ciudad de Karlsruhe. 

El gobierno de Angela Merkel fue a su vez obligado a reforzar sus objetivos climáticos por la más alta instancia judicial del país, presionando así a los fabricantes de autos, los cuales han tenido que presentar un calendario de planeación para retirar los vehículos a diésel y gasolina a lo largo de varios años. 

Antes esto Daimler respondió que acepta los objetivos del Acuerdo de París sobre el clima y la necesidad de descarbonizar la industria automovilística, ´y por ello señala que para el final de la década sus vehículos serán 100% eléctricos, abandonado así las mecánicas híbridas enchufables EQ Power, y el desarrollo de las pilas de combustible de hidrógeno para turismos y furgonetas, aunque seguirán en función en los autobuses volvo.  

Por su parte MBW desde mayo dio un comunicado, donde expone tener previsto que el 50% de sus ventas mundiales sean de coches totalmente eléctricos. Además, dentro de sus objetivos se encuentra la reducción de dióxido de carbono, con 200 millones de toneladas para 2030. 

Para evitar mayores cambios difíciles para las futuras generaciones, el Tribunal Supremo de Alemania ha sentenciado a los objetivos de reducción de emisiones en el pais como insuficientes, por ello buscan que los ciudadanos de hoy cambien sus hábitos y costumbres, para reducir así las consecuencias del cambio climático.  


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado