compartir en:

México.- Aunque pasó un ligero susto, América manejó bien la ventaja del juego de ida y se coronó en la Liga de Campeones de la Concacaf 2015-2016, al vencer ayer a Tigres por 2-1 (4-1 global), para ganar su pase al Mundial de Clubes.
Así, los azulcremas se consagraron bicampeones de la Concachampions y en diciembre buscarán su revancha en suelo asiático, luego de su fiasco en 2015, cuando cayeron a las primeras de cambio.
Como era de esperarse, Tigres tomó la iniciativa del juego ante la necesidad de hacer goles para complicar el juego al América, que, por su parte, apostó al repliegue y al contragolpe con su tridente conformado por Oribe Peralta, Quintero y Darío Benedetto.
Sin embargo. Javier Aquino tapó un mal despeje de la zaga americanista, el balón cayó al Rafael Sobis, quien sacó disparo bien tapado por Hugo González, y en el rebote decidió centrar para el gol cantado de Gignac, que significó el 1-0 en un momento clave.
Al regreso del mediotiempo, el técnico de Águilas, Ignacio Ambriz, decidió poblar el mediocampo y sacó a Darwin, además de mandar al campo a Arroyo.
Con solo tres minutos en el campo Arroyo, quien entró por Benedetto, se deshizo de tres defensores para abrirse el hueco en los linderos del área y sacar zapatazo con derecha para la inútil estirada de Nahuel Guzmán, con lo cual decretó el 1-1, en un partido que por lapsos no pareció de final.
En el cierre del cotejo, América fue más que su rival y amarró el título en otra genialidad de Michael Arroyo, quien fue derribado dentro del área y Osvaldo Martínez sentenció desde el manchón penal para el 2-1, en una serie que supo jugar de buena manera el cuadro capitalino.