compartir en:

Jalisco.- Estudiantes de secundaria y bachillerato del Colegio SuBiré Business School desarrollaron prototipos de drones antibullying, para erradicar la violencia escolar y prevenir otras situaciones de riesgo en los planteles escolares.

El rector del Sistema Educativo SuBiré, Julio César Saucedo de La Llata, mencionó que con esta tecnología se pretende revolucionar los métodos de seguridad en las escuelas.

Agregó que en cada ciclo escolar llevan a cabo proyectos tecnológicos para atender necesidades de la vida actual, "por ello los alumnos determinaron que la violencia escolar debía ser atacada con la tecnología".

Dijo que a través de su club de ciencias, los jóvenes idearon la fabricación de drones antibullying, para erradicar este problema, además de que esta herramienta será útil para prevenir otras situaciones de riesgo como robos, venta de drogas e incluso un secuestro al exterior de los planteles.

"Había qué hacer que los drones resolvieran un problema social, la seguridad de las escuelas y la vigilancia contra el bullying, y los estudiantes se inspiraron para conectar un botón de pánico en los celulares de los alumnos", explicó.

Comentó que jóvenes de secundaria y bachillerato han combinado sus virtudes, tiempo extra curricular, la ciencia, tecnología y el emprendimiento "para cambiar al mundo, ya que actualmente la educación con modelo 4.0 debe responder a lo que la sociedad pide".

Precisó que son cuatro los drones fabricados totalmente por alumnos de secundaria y bachillerato del Colegio SuBiré Business School y su aliado Colegio Unión México (CUM), con el apoyo de maestros del área de robótica y orientación de la empresa Drone Project.

Manifestó que no son drones ya fabricados ni adaptados a esta necesidad.

Saucedo de La Llata detalló que los aparatos se complementan con una cámara que transmitirá la imagen al área de vigilancia y un botón de pánico que está inspirado en la aplicación que actualmente tiene la Fiscalía del General de Jalisco para reportar situaciones de emergencia.

Apuntó que una vez que es activada la alerta a través de una aplicación para teléfonos móviles, que los alumnos también desarrollaron, el dron se dirigirá al punto y lanzará una señal para notificar a profesores y personal de seguridad, con el fin de que verifiquen la situación.

Anotó que la batería con la que cuenta cada dron tiene una duración aproximada a 30 minutos, lo que se considera suficiente para atender el horario de receso en la escuela, y posteriormente volver a cargar para la vigilancia en la salida del plantel educativo.

Subrayó que además de vigilar dentro del Colegio, se pretende con este equipo apoyar en la seguridad al exterior de la escuela, ya que se podrán alertar sobre personas desconocidas o sospechosas en los alrededores, además de inhibir la comisión de diversos delitos como venta de droga, robo o incluso un secuestro.

 

 

Estimó que el proyecto puede ser accesible para otras instituciones educativas, incluso para escuelas públicas, ya que su costo puede reducirse una vez que su fabricación sea en masa.