compartir en:

El jardín de la iglesia fue el escenario perfecto para que los pequeños, acompañados por sus seres queridos, se presentaran para recibir uno de los sagrados sacramentos de la religión católica.
Con una bella ceremonia oficiada por el padre Álvaro Masis, los jóvenes estudiantes vieron realidad este día tan esperado para ellos, luego de dedicar un año de arduo compromiso en sus clases de catecismo.
Durante la misa, el sacerdote les recordó a niñas y niños que el día de su bautizo, como eran muy pequeños, sus papás y padrinos hicieron un juramento en su nombre, prometiendo que renunciarán a Satanás, a sus obras y mentiras. Ahora que recibieron la eucaristía, renovaron la promesa bautismal.
Al finalizar el rito de la Comunión, los pequeños recibieron un fuerte aplauso de los asistentes, quienes se mostraron muy orgullosos por el gran paso en la vida de sus hijos.

 

Por: Alfredo Valdez / [email protected]