Querétaro.- Con el objetivo de encontrar diversos usos biotecnológicos y como parte de sus estudios de doctorado en Ciencias Biológicas, Octavio Roldán Padrón analiza los componentes principales asociados con el daño hemotóxico del veneno de las serpientes de cascabel Crotalus molossus y Crotalus aquilus.

Matriculado en la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Roldán Padrón explicó que en este proyecto se separan y purifican parcialmente las proteasas, metaloproteasas, fosfolipasas e hialuronidasas del veneno de Crotalus molossus y Crotalus aquilus para su análisis bioquímico y análisis por espectrometría de masas.

"El fin es ampliar el conocimiento acerca de los venenos de serpiente y buscar posibles aplicaciones biotecnológicas", enfatizó.

Dijo que algunas enzimas de este tipo que han sido estudiadas, se les ha dado diversas aplicaciones clínicas como la eliminación de trombos que se pueden presentar en el torrente sanguíneo, que de no ser tratados, pueden ocasionar ataques cardiacos y/o derrame cerebral.

Añadió que algunas de las fosfolipasas y metaloproteasas que se han estudiado en pruebas in vitro pueden reconocer y eliminar algunos tipos de líneas celulares de cáncer, por lo que también se podría buscar si las enzimas extraídas de la serpiente de cascabel, pueden llegar a tener alguna aplicación de este tipo.

“Se ha logrado identificar los cuatro grupos de enzimas, la caracterización bioquímica está prácticamente cubierta y actualmente, el trabajo se centra en la parte de la purificación y análisis por espectrometría de masas”, añadió.

El proceso consiste en separar las proteínas del veneno con base en la diferencia de su peso molecular, se colectan los componentes obtenidos de dicha separación y se identifican los grupos de enzimas de interés mediante sustratos específicos; para su análisis posterior.

Explicó que afortunadamente, los estudios sobre los venenos de distintas serpientes están en aumento en diversos centros de investigación -incluyendo a la UAQ- y por ello, se requiere que estas investigaciones avancen en los próximos años.

“Este tipo de sustancias tienen mezclas complejas de proteínas y a pesar de que tienen efectos catastróficos sobre el sistema sanguíneo y pueden ser peligrosas, tienen muchas aplicaciones en la ciencia”, finalizó Roldán Padrón.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...