Estudiantes de una academia circence de acrobacia-danza aérea y fitness, ofrecieron un asombroso espectáculo familiar, ante invitados especiales, quienes arribaron al espacio de entrenamiento de las adolescentes.

Como parte de esta función se presentaron diez actos, en los que la tela, los aros, el equilibrio y el fuego fueron parte de las coreografías logradas a más de doce metros de altura por niñas de 7 años hasta mujeres de 30.

Esta fue la última puesta en escena del año, la cual contó con un toque diferente, lleno de glamour, elegancia, brillos, adrenalina, alegría y pasión por la vida, el arte circense y las acrobacias. 

Daniel Solano
[email protected]


Loading...