compartir en:

Padres de familia y amigos de los participantes de la presentación “Un vuelo por la paz”, de alumnas de ballet, se dieron cita para disfrutar esta tarde dedicada 
al arte de la 
danza clásica.
Al levantarse el telón, entre las sombras apareció La soberbia, interpretada por Ingrid Fierro, quien dio vida al mayor mal de la humanidad y su deseo de destruir al mundo, motivo por el cual encadena a las tres virtudes que protegen la Tierra: la Fe, la Esperanza y la Caridad. 
Durante la trama, se presentó La Paloma Blanca,  símbolo de amor y de paz, enviada por el padre Sol para liberar a los personajes capturados, con la ayuda de niñas de distintas partes del mundo como Escocia, China, Rusia, Arabia, España, Estados Unidos y México. 
Chicas y grandes fueron reconocidas al finalizar la presentación, por el desenvolvimiento y la técnica que ofrecieron en el escenario y en cada uno de los números musicales que ejecutaron con éxito.

Por: Alfredo Valdez
[email protected]