compartir en:

Cultivar alimentos de manera sostenible significa adoptar prácticas que producen más con menos en la misma superficie de la tierra y usar los recursos naturales de forma juiciosa. Significa también reducir la pérdida de alimentos antes de la fase del producto final o venta al por menor, a través de una serie de iniciativas que incluyen una mejor recolección, almacenamiento, embalaje, transporte, infraestructuras y mecanismos de mercado, así como marcos institucionales y legales. Por eso, nuestro mensaje global para el Día Mundial de la Alimentación 2016 es “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”.
La población mundial crece de manera constante y se espera que llegue a 9 mil 600 millones de personas en 2050. Para cubrir una demanda tan grande, los sistemas agrícolas y alimentarios tendrán que adaptarse a los efectos adversos del cambio climático y hacerse más resilientes, productivos y sostenibles. Es la única manera de que podamos garantizar el bienestar de los ecosistemas y de la población rural y reducir las emisiones.

55 millones de pobres hay en México, lo que equivale al 46,2% de la población.

6.1 millones son personas en condición de pobreza extrema y carencia alimentaria en México.

795​ millones de personas alrededor del mundo no tienen suficiente alimentos para llevar una vida saludable y activa. Eso es casi uno de cada nueve personas en la tierra.

La gran mayoría de personas que padecen hambre en el mundo viven en países en desarrollo, donde el 12.9% de la población presenta desnutrición.

África subsahariana es la región con mayor prevalencia (porcentaje de la población) con hambre. Una persona de cada cuatro presenta desnutrición.

Asia es el continente con la  mayor cantidad de personas del mundo que padecen hambre -dos tercios del total-. El porcentaje en el sur de Asia se ha reducido en los últimos años, pero en Asia occidental ha aumentado ligeramente. 

Pobreza extrema alimentaria
Es la condición en la que viven las personas que cuentan con un ingreso que no les permite obtener una canasta básica al mes y enfrentan tres o más carencias sociales, entre las que se incluye el acceso a la alimentación.

$1,310.94 Es el costo por persona de la canasta básica urbana según la evaluación mensual que hace Coneval hasta agosto de 2016, en México

$933.20 Es el costo por persona de la canasta básica rural, según la evaluación mensual que hace el Coneval hasta agosto de 2016, en el país.

Los principios que pueden orientar colectivamente el proceso de transición hacia una mayor sostenibilidad se resumen a continuación:

1 La agricultura sostenible debe aumentar la resiliencia de las personas, las comunidades y los sistemas.
2 La agricultura que no proteja los medios de subsistencia rurales y mejore la equidad y el bienestar rural, es insostenible.
3 Una alimentación y una agricultura sostenibles necesitan mecanismos de gobernanza responsables y eficaces.
4 Mejorar la eficacia en el uso de los recursos es crucial para la sostenibilidad de la agricultura.
5 La sostenibilidad requiere actividades directas para conservar, proteger y mejorar los recursos naturales..

La FAO hace un llamamiento a los países para abordar la alimentación y la agricultura en sus planes de acción climática e invertir más en desarrollo rural.

La ganadería es responsable de casi dos tercios de los gases de efecto invernadero agrícolas (GEI), y del 78% de las emisiones de metano agrícolas.

La FAO estima que la producción agrícola debe aumentar en 60% para el año 2050  con el fin de alimentar a una población mayor.

Más de un tercio de los alimentos producidos en el mundo se pierde o desperdicia. Esto supone alrededor de mil 300 millones de toneladas anuales.

25 veces más potente que el dióxido de carbono es el metano emitido por los alimentos en descomposición.

150 millones  es la cantidad    de personas  que  se disminuiría del total  de personas con hambre del mundo, si las mujeres agricultoras tuvieran el mismo acceso que los hombres a los recursos.

Ayudemos a mejorar el  medio ambiente
Siendo consumidores conscientes o éticos y cambiando simples decisiones cotidianas -por ejemplo, desperdiciar menos alimentos, o comer menos carne y más legumbres nutritivas-, podemos reducir nuestro daño al medio ambiente y mejorar las cosas.

¿SABÍAS QUE?
El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, proclamado en 1979 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Su finalidad es concientizar sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza.

Porciones para una dieta sana

50% Vitaminas, minerales  y fibras
20% Carbohidratos
20% Proteinas
10% Grasas

Consecuencias en la salud por una mala nutrición:

Hambruna y desnutrición
Crecimiento deficiente
Discapacidades visuales
Susceptibilidad a padecer enfermedades
Muerte temprana

Sobrepeso y obesidad
Enfermedades cardíacas
Diabetes
Muerte temprana

Pon atención
La desnutrición es una enfermedad reversible, pues es la consecuencia de diversos factores, entre ellos la mala alimentación.

1er. lugar
en obesidad infantil ocupa México a nivel mundial.

2do. lugar
en obesidad en adultos ocupa México a nivel mundial.