Washington.- La Alianza del Pacífico, formada por México, Colombia, Perú y Chile, lanzará el próximo año un bono catastrófico, como un mecanismo regional de contingencia para allegarse recursos frescos en situaciones de desastres naturales.

“Estamos en la mejor disposición de avanzarlo. Los cuatros países lo queremos”, dijo aquí la subsecretaria de Hacienda de México, Vanessa Rubio, quien este sábado participó aquí en reuniones tendientes a discutir detalles técnicos del tema.

Rubio, quien asistió aquí a los trabajos de la reunión anual de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo que después de precisar detalles como el costo para cada país y determinar el apetito de los mercados ante este instrumento, el bono será una realidad.

“Hoy nos reunimos con los ministros de la Alianza del Pacífico y es probable que ya acordemos que el bono catastrófico pueda ser realidad en 2018. Los cuatro países tenemos interés en hacerlo. Esto va a ser un acuerdo definitivo para poderlo estructurar en 2018”, dijo en entrevista con Notimex.

La funcionaria explicó que esta será la primera vez que se lleva a cabo un ejercicio de esta naturaleza en América Latina, donde en meses recientes se han registrado desastres naturales como los terremotos que afectaron a México.

Rubio dijo que en el caso de México, el nuevo instrumento no sería sustituto de ninguna de las herramientas de que disponen para responder a contingencias provocadas por desastres naturales, como lo son el Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) y el bono catastrófico nacional.

“Este sería el bono catastrófico de la Alianza del Pacífico”, apuntó la funcionaria, quien dio a conocer que el Banco Mundial (BM) brindará asistencia técnica en la discusión sobre su estructuración, “como lo hizo en la implementación del bono catastrófico nuestro”.

El próximo 13 de noviembre, México recibirá un pago por 150 millones de dólares derivado del bono catastrófico IBRD/FONDEN, que fue emitido por el BM este pasado 4 de agosto.

Los bonos fueron emitidos en tres estructuras diferentes para proporcionar cobertura frente a tres tipos de desastres: sismos, huracanes en el Océano Pacífico y huracanes en el Océano Atlántico.

En caso de ocurrir un desastre natural con derecho a cobertura, parte o todo el importe emitido de los bonos se pondrá a disposición del FONDEN.

Rubio dijo que además del proceso de consultas, se contempla realizar una gira “con los mercados, para ver el apetito que hay y el tipo de ministros que estamos considerando que cubra y los niveles de los siniestros respectivos”.

“Todo está relacionado con el costo que tienen estos instrumentos y con el apetito que hay en los mercados internacionales para participar en estos instrumentos”, dijo.

La funcionaria dijo que dada la voluntad política que existe en los cuatro países para concretarla, se trata de un hecho seguro.

“Cada uno de los cuatro países tiene administraciones de riesgo bien distintas, y por eso lo que acordamos en meses pasados, fue dialogar sobre la posibilidad de tener un bono catastrófico. Estoy segura de que esto va a ser un acuerdo definitivo”, precisó.