Cuernavaca, Morelos.- En esta pandemia por COVID-19 distintas empresas se han sumado a la donación de productos comestibles y bebidas, a fin de que se entreguen paquetes a personas de escasos recursos, pero la mayoría son alimentos chatarra que contribuyen a la obesidad y enfermedades crónicas.

Alertan de donación de comida chatarra

Especialistas en salud pública presentaron un análisis sobre este tema durante el foro virtual ‘Obesidad y COVID-19, un papel de la industria de ultraprocesados’, en donde expusieron que las grandes empresas aprovechan para posicionar su marca, a través de las donaciones.

Ana Larrañaga, coordinadora e investigadora de la coalición Contrapeso, expuso algunos casos en donde han hecho públicas en sus redes sociales las entregas de paquetes alimentarios a personas humildes, que en la mayoría de los casos no cumplen con criterios de calidad nutrimental.

Recordó que los problemas de obesidad y enfermedades crónicas son factores importantes que complican la salud de las personas infectadas por Coronavirus, y al hacer entrega de productos chatarra solo contribuyen al incremento de peso entre la población.

“Es preocupante que este tipo de donaciones claramente no ayudan a solucionar la inseguridad alimentaria y ponen en mayor riesgo a la población”, expuso.

Por su parte, Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, destacó que la obesidad genera un debilitamiento del sistema inmunológico de las personas, por lo tanto, la grasa acumulada en el cuerpo puede ser un objetivo potencial y reserva viral para que el COVID-19 se disperse por otros órganos del cuerpo humano.

Asimismo, urgieron a las autoridades de Salud federal, para que instruyan y envíen un código de recomendaciones a los gobiernos estatales y municipales sobre los alimentos que deben formar parte de las donaciones y cuáles deben evitarse.

"Es preocupante que este tipo de donaciones claramente no ayudan a solucionar la inseguridad alimentaria y ponen en mayor riesgo a la población.” Ana Larrañaga, investigadora de Contrapeso.

Por: José Azcárate
jose.azcarate@diariodemorelos.com