compartir en:

Un sensor instalado en el volante de los automóviles puede detectar el aliento alcohólico de la persona que maneja, detener el carro y enviar mensajes con la ubicación del vehículo a una serie de celulares predeterminados, con lo que se podrían evitar accidentes.

El prototipo denominado Alcoshock fue desarrollado por estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y se activa al detectar niveles por encima de las 400 partículas etílicas en el aliento.

Está pensado para colocarse en el volante de los coches y para que envíe señales a dos microcontroladores Arduino, uno programado para cortar la corriente eléctrica del vehículo, y el otro para detener el flujo de inyección de gasolina al motor.

Las señales serán recibidas por un transmisor GSM (Sistema Global para Comunicaciones Móviles) para que a una serie de celulares predeterminados les sea enviado un mensaje con la localización del vehículo y la advertencia de que el conductor no está en condiciones de manejar.

Los alumnos del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 4 “Lázaro Cárdenas” agregaron al prototipo la opción de un código de reinicio, que también se mandará al celular de la persona a la que se dio aviso, para que pueda reactivar los sistemas de arranque e inyección de gasolina.

De acuerdo con los estudiantes de la carrera técnica de Sistemas Automotrices, Manuel de Jesús Pérez Montes de Oca, Daniel Rivera César, Oscar Giovanny Rodríguez Martínez y José Manuel Amaya Alcantar, el objetivo del proyecto es disminuir la cifra de accidentes por consumo de alcohol que es la cuarta causa de mortalidad entre jóvenes mexicanos.

El costo aproximado del aparato rondaría en los seis mil pesos de manera separada, sin embargo, los creadores consideraron que sería mejor si el sistema se pudiera incluir en el armado original de los automóviles para no alterar los automotores.