Zacatepec.- Para Carlos Alberto Ríos Figueroa, uno de los grandes aficionados y heredero de la tradición cañera, su amor a los colores va más allá de estar en la tribuna; se dice ser parte de la familia del Zacatepec y tener ‘sangre’ verde. Confía plenamente en la remontada.

“Cañero de tercera generación. Todos en la familia le vamos al Zacatepec y a nadie más, para nosotros (papá, hermanos mayores y yo) ser cañeros es ser familia, tener sangre verde por decirlo de alguna manera”, comentó en entrevista exclusiva.

Esa pasión la comparte ahora con sus hijos, en especial con Santiago con quién ya tiene viajes y varios partidos en el ‘Coruco’. Después del juego de la Final de Ida, en casa la esperanza aún no muere, apoyará desde casa con fe en lograr el título.

“Ha sido una emoción tremenda ver nuevamente a un equipo en la Final, son sentimientos muy bonitos, hace veinte años viví la última Final que tuvo un equipo cañero con mi papá (que en paz descanse) y ahora la veo con mi hijo; lo vivimos de manera intensa es parte de nuestra identidad y tenemos una confianza muy grande de lograr el ascenso”, dijo.

Carlos cree firmemente en los Cañeros por lo que  espera el próximo fin de semana regresen con el trofeo en mano. Para ello, como en todos los partidos, encomendará el equipo al creador.

“Tienen una gran responsabilidad, hay una historia detrás de ellos (los jugadores), tienen la oportunidad de trascender y dar la vida por estos colores, pero ahora tienen la gran oportunidad de trascender en la historia del Zacatepec”, finalizó.

Hereda amor por los cañeros del Zacatepec

¡De sangre verde!

Carlos Alberto recuerda la Final de hace 20 años; sueña con remontar
Carlos Ríos Figueroa. Fiel aficionado de los Cañeros del Zacatepec.
Fotos: Bruno Jiménez / Diario de Morelos

Años de tradición. Desde hace mucho tiempo, Carlos Alberto Ríos apoya al equipo de sus amores.
Nueva generación. Su hijo Santiago ya siente los colores del Zacatepec.
Lleva amor fuera de Morelos. Carlos Ríos y su hijo han acompañado a los Cañeros fuera del Estado.

Por Bruno Jiménez
pasion@diariodemorelos.com