compartir en:

Al menos una decena de estados de la República padecen en los últimos días un serio problema de desabastecimiento de gasolina, que Petróleos Mexicanos (Pemex) atribuye a las tomas clandestinas de combustible.

 “Actualmente estamos tomando diversas medidas para restablecer el adecuado y oportuno abasto de gasolinas y diesel en el país”, publicó ayer en su perfil oficial de Twitter Gasolinera Pemex.

 Según señalan medios locales en las últimas horas, la falta de combustible en las gasolineras afecta a al menos diez estados del país.

 Los más afectados serían Michoacán, que ayer reportó en varias ciudades severos problemas por la falta de combustible, así como Aguascalientes, Guanajuato, Zacatecas.

 Aunque en otras regiones como Oaxaca, Chihuahua, Guerrero, Puebla, Tlaxcala, San Luis Potosí y Durango también se padecía escasez de gasolina en varias ciudades.

 Este 21 de diciembre Pemex informó que fue suspendida la operación del ducto Salamanca-León a causa de una toma clandestina, lo que interrumpió la llegada de combustible a varias regiones del país.

 En un video, la firma explica que Pemex distribuye gasolina en toda la nación a través de una red de ductos de 17.000 kilómetros, y cuando el sistema identifica una bajada de presión en algún punto, la distribución se suspende por seguridad hasta que el personal de la compañía acude al lugar y comprueba, y arregla, la situación.

 Morelia, fue este viernes una de las grandes ciudades más afectadas por la falta de gasolina, y varias estaciones de servicios tuvieron que cerrar.

 Según Forbes, a la problemática de las tomas clandestinas, la falta de combustible en ciertas zonas se debe también al mantenimiento de la Refinería de Cadereyta, en el norteño estado de Nuevo León, y un nuevo sistema de facturación por parte de Pemex Refinación.