compartir en:

México.- Durante agosto de cada año, el hospital de las Emociones de la Ciudad de México recibe el mayor número de casos de jóvenes con tristeza, frustración, ideación suicida, baja autoestima y sentimientos de rechazo por no haber quedado en la primera opción del examen de ingreso al bachillerato.

La directora general del Instituto de la Juventud de la Ciudad de México, María Fernanda Olvera Cabrera, señaló que esos sentimientos invaden a los adolescentes cuando reciben los resultados de la Comisión Metropolitana de Instituciones Públicas de Educación Media Superior (Comipems) y no quedaron en la escuela de su preferencia.

“Ellos se sienten así, con frustración, rechazo, baja autoestima, pero también, los juzgan, muchas veces las familias”, destacó en entrevista con Notimex.

“Es un mes que para nosotros es de alerta, por un lado, el 12 de agosto se conmemora el Día Internacional de la Juventud, pero, por otro lado, es un mes importante en términos de resultados, en términos de ciclos escolares, del inicio del pleno verano, donde los jóvenes tienen mucho tiempo libre, en la que hay que acercarles una oferta atractiva de actividades”, enfatizó. 

El Hospital de la Emociones capitalino, destacó, atiende con prontitud cada uno de los casos de menores de edad con sentimientos de tristeza, frustración, de pérdida o duelo que llegan a la clínica, en la que psicólogas y psicólogos jóvenes, todos con cédula profesional, los atienen de manera confidencial y gratuita.

En tanto, el Instituto de la Juventud local acerca a los chicos toda la infraestructura para que ocupen su tiempo, preparándolos en alguna actividad que los haga sentir bien.

Olvera Cabrera destacó que para la Ciudad de México la cobertura del bachillerato público esta a ciento por ciento, es decir todas las personas en edad de estudiar bachillerato tienen un lugar, pero no es su primera opción.

“Les insistimos, la vida no se cierra partir de este momento, hay opciones, una no te quedas sin estudiar, simplemente tenemos el Instituto de Educación Media Superior, en donde no se necesita, incluso, un examen, hay opciones”, indicó. 

La funcionaria capitalina enfatizó que a los adolescentes se les hace ver que el no quedarse en el plantel de su preferencia “no es el fin del mundo”, hay alternativas como los planteles del IEMS, que hay uno o más de uno por cada delegación, además de otros espacios educativos, incluso, el Instituto les brinda un curso de preparación intensivo para el ingreso al bachillerato.

“Les ofrecemos si tu puntaje fue inferior o tuviste pocos aciertos como para haberte quedado en la opción de tu preferencia, porque así lo piden los distintos subsistemas, te preparamos gratuitamente, entonces entran al curso que dura seis meses, hasta que lo vuelven a presentar”, abundó.

Cuando se les ofrecen todas estas opciones, que muchas veces no están siquiera al alcance, no lo saben ni los papas, entonces los menores de edad “sonríen y piensan hay una alternativa, no soy lo peor al no haberme quedado", puntualizó.