compartir en:

En algún lugar de Oregon, Estados Unidos, un joven como cualquier otro decidió hacer uso de la tecnología para buscar el amor, o por lo menos una cita romántica.

El muchacho navegaba en la app Tinder, cuando tuvo un “match” con una guapa chica, sin pensarlo dos veces, el chico escribió a la susodicha y la invitó a una cita en el famoso restaurante “Chillis”.

Por suerte para este joven casanova, la despampanante rubia aceptó la oferta y quedaron de encontrarse en el restaurante.

Cuando los jóvenes se encontraron en el lugar de la cita, el muchacho inmediatamente supo que ya había visto esa cara en el pasado, o tal vez más que solo su cara, sin embargo no recordó al instante de donde la conocía.

Mientras el tiempo de la cita transcurría, el chico decidió usar su celular para ver si lograba averiguar de dónde reconocía a su cita.

Minutos después llegó a la conclusión de que quien estaba sentada en frente de él era nada menos que Kendra Sunderland, una actriz porno que trabaja para la compañía Vixen Angels. Como no podía creer a quien tenía frente a sus ojos, decidió tomar una foto del momento y compartirla en sus redes sociales.

Horas después de su encuentro, la actriz compartió la publicación del joven en su cuenta personal.