Cuernavaca, Morelos.- En la obra de ampliación de la autopista La Pera-Cuautla, a la altura de Tepoztlán, serán preservados, sin alteraciones, el amate amarillo y los vestigios arqueológicos, quien diga lo contrario, ¡miente!
Esta fue la aclaración que ayer hizo el secretario de Gobierno, Matías Quiroz Medina, luego de que la tarde del lunes, detractores de la administración estatal difundieron la versión de que ambos elementos, localizados en el derecho de vía, serían destruidos con motivo de los trabajos que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) reinició, para completar la ampliación a cuatro carriles.
“Los gobiernos estatal y federal respetarán en todo momento los vestigios arqueológicos, así como la flora y fauna de Tepoztlán, en especial el amate amarillo, en los trabajos de la ampliación que se llevan a cabo en La Pera-Cuautla”, expresó el funcionario.
Manifestó que el propósito de la obra es mejorar la conectividad carretera del estado, para beneficio de la población de Morelos y sus visitantes.
“Por su valor cultural el amate amarillo se queda. El desarrollo sustentable es una prioridad para el Gobierno de la Nueva Visión, por lo que esta política está presente en todas las acciones, obras y programas que realizamos”, expresó.
La Pera-Cuautla es una vía principal para la conexión entre Veracruz, Puebla, Cuernavaca, y Acapulco, además de su importancia para los turistas de la Ciudad de México a Tepoztlán, Oaxtepec y Cuautla.
Explicó que la traza de la ampliación fue modificada desde el momento en que se visualizó la necesidad de proteger, tanto al árbol de amate amarillo, como los vestigios de ruinas preshispánicas halladas en la cima del Yohualtépetl y, en este sentido, fue el INAH el que aprobó el cambio.

Por: Antonieta Sánchez /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...