compartir en:

Durante la temporada de calor las enfermedades gastrointestinales son la primera causa de ingreso al Hospital del Niño y el Adolescente Morelense (HNAM), informó la directora del nosocomio Rebeca Borgaro Payro.
Explicó que durante la temporada de calor es mayor la demanda de los servicios de salud como consecuencia de enfermedades diarreicas en menores de edad, por lo que los padres de familia deben tener medidas preventivas para evitar estos padecimientos que si no se atienden adecuadamente pueden ocasionar la muerte.
Lavarse las manos con agua y jabón antes y después de ir al baño, lavar frutas  y verduras, mantenerse bien hidratados, alimentarse balanceadamente son algunas de las principales recomendaciones a seguir en estos días de intenso calor.
Los niños son uno de los grupos más vulnerables para estas enfermedades motivo por el cual hay que estar preparados. Según estadísticas del HNAM estos padecimientos se incrementan en un 20 por ciento.

Puede complicarse
Borgaro Payro indicó que la enfermedad diarreica se complica por la deshidratación, por lo que se debe poner atención a los síntomas, más de cuatro evacuaciones en menos de una hora; que los menores no quieran comer, ni orinar; tengan ojos hundidos, boca seca y haya cambio en la textura de la piel.
“En caso de presentar los síntomas de inmediato deben acudir a la unidad de salud u hospital más cercano. Es importante que reciban la atención adecuada de lo contrario se puede complicar su salud”, indicó la directora del HNAM. 
Además, pidió a los adultos seguir las mismas recomendaciones con un mayor consumo de líquidos y comer sanamente.

Cumplir con:

- Higiene en la preparación de los alimentos.

- Evitar comer en lugares ambulantes o con condiciones insalubres.

- Lavarse muy bien las manos, antes de comer y después de ir al baño.

- Tomar agua hervida, clorada o bien, embotellada.

- Lavar y desinfectar frutas y verduras.

- No consumir alimentos caducados.

- Refrigerar los alimentos para evitar su descomposición.

- Freír o cocer muy bien los alimentos, sobre todo carnes, pescados y mariscos.

- Lavar bien los utensilios con los que se preparan los alimentos.

- Tomar al menos dos litros de agua a diario.

- Tapar adecuadamente los botes de basura.

 

Por: Marcela García
[email protected]