Más de 20 millones de mexicanos padecen insomnio, un padecimiento que debe ser considerado como una epidemia en el sector salud por las enfermedades y accidentes que puede ocasionar en quienes lo padecen, advirtió Javier Velázquez Moctezuma, director de la Clínica de Trastornos de Sueño, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

 

Velázquez Moctezuma indicó que en las últimas décadas la investigación científica ha revelado que la disminución de horas diarias para dormir está relacionada con un grave deterioro de las capacidades psicomotoras: velocidad de reacción, memoria de trabajo, atención y concentración.

Las alteraciones del sueño ponen a quienes lo padecen en graves riesgos de cometer errores, involucrarlo en accidentes viales o laborales y aumentar las posibilidades de obesidad, diabetes, síndrome metabólico, hipertensión arterial, problemas de salud mental, entre otras enfermedades, advirtió.

El investigador del Departamento de Biología de la Reproducción de la UAM destacó los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) de 2016, con los cuales se evidenció que el 28.4 por ciento de la población encuestada, equivalente a más de 20 millones de mexicanos, padecen dificultad para dormir.

Además, unos 15 millones de personas dijeron padecer algún trastorno de sueño, por lo que la cifra aumenta al 50 por ciento, es decir, unos 35 millones de mexicanos, siendo el insomnio o la apnea los padecimientos más frecuentes.

De manera que si acumulamos las cifras anteriores la cantidad de mexicanos que está experimentando una severa restricción del tiempo de sueño es realmente alarmante y constituye una grave epidemia que debemos reconocer y empezar a resolver”, declaró.

El investigador exhortó a la población a no considerar que dormir es “un lujo ni una frivolidad”, puesto que es la manera más barata y eficiente de garantizar una vida plena y saludable, por lo que es prioritario cambiar hábitos y eliminar las jornadas extenuantes.