compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- A través de redes sociales usuarios denunciaron a Ramón Castro Castro, Obispo de la Diócesis de Cuernavaca, de que sus acciones incitan a un enfrentamiento homofóbico en la sociedad morelense, debido a la marcha Por la Familia que se realizó este domingo en la capital.
Los usuarios consideraron la convocatoria del Obispo como una marcha que genera rencor contra el sector de la población que recientemente fue reconocido en la figura del matrimonio, argumentando que provoca discriminación y persuade desde su púlpito de representante católico a la comunidad y a gobiernos municipales.
No es la primera vez que señalan a Castro Castro como incitador de la discriminación. En mayo pasado, durante la segunda marcha Por la Paz, encabezada por el representante católico, los participantes portaron mantas con leyendas que denostaban a la comunidad LGBTTI de Morelos, motivo por el que se desataron acusaciones contra el líder católico.
Enrte las acusaciones contra el XII Obispo de la diócesis de Cuernavaca también destaca la denuncia por parte del Movimiento por la Igualdad en México, cuyos representantes habrían interpuesto una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) por presuntos actos de discriminación en perjuicio de las parejas del mismo sexo.
En esa denuncia, la agrupación integrada por organizaciones de la sociedad civil y activistas de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI) señala que el obispo participó en la marcha Por la Paz reprochando al Congreso estatal por la reforma que permite el matrimonio igualitario.
Dentro de la queja, argumentan que el Obispo Ramón Castro declaró que los legisladores “vendieron sus conciencias” para la aprobación de la iniciativa sobre los matrimonios igualitarios. Después, en la tribuna eclesiástica trató de persuadir a feligreses manifestando  su “tristeza y desconcierto por las decisiones legales que afectan al verdadero matrimonio y la verdadera familia”.
Ayer, de forma paralela a la “Marcha por la Familia”, en redes sociales se expresó el rechazo a lo que consideraron una “marcha de odio” contra el matrimonio igualitario y por la homofobia.
La comunidad morelense ha manifestado temer que estas provocaciones desaten violencia en los diferentes colectivos, al acusar al obispo de enfrentar a Morelos, de incitar a una pelea homofóbica.

 

Por: Guillermo Tapia /  [email protected]