Teherán.- El partido entre Irán y Camboya pasará a la historia más allá del 14-0 a favor de los iraníes, ya que por primera vez en cuatro décadas, las mujeres ingresaron al estadio para presenciar el partido de eliminatorias rumbo a Qatar 2022.

Aunque el año pasado se autorizó que algunas iraníes fueran “invitadas” a un amistoso contra Bolivia, al día siguiente el fiscal general aseguró que esto no se repetiría porque “conduce al pecado”.

La FIFA presionó por un largo tiempo a la Federación de Futbol de la República Islámica de Irán (FFIRI, por sus siglas en inglés) y tras las advertencias más recientes, se permitió que las aficionadas compraran sus entradas para asistir al compromiso.

Los 3 mil 500 boletos asignados se vendieron en menos de una hora y se abrieron mil 100 plazas más; sin embargo, a diferencia de recintos como teatros o salas de cine, en el estadio Azadi no se permitió que mujeres y hombres se sentaran juntos, por lo que hubo una zona en el inmueble vigilada por 150 mujeres policía.

Enfundadas en su bandera, con los colores pintados en el rostro y cantando durante todo el partido, las féminas no solo disfrutaron la goleada de su selección, sino también una victoria en la lucha por la igualdad en el estadio con capacidad para 78 mil personas.