compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- Es necesario darle un sentido social, ambiental y consecuentemente económico a la basura, dice el delegado federal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Julio Castillón Guillermo, al referirse al tema de los desechos sólidos municipales.
Señaló que partiendo del precepto de que no hay mejor basura que la que no se genera, se debe planear el confinamiento de los residuos para evitar un daño ambiental, y con ello generar un valor económico.
“Es darle un sentido social, ambiental y consecuentemente económico a la basura; partiendo del conocimiento de que no hay mejor basura que la que no se genera, hay que desarrollar modelos de reciclamiento y revalorización de la basura”, explicó Castillón Guillermo.
Indicó que el objetivo sería, que únicamente vaya a los confinamientos, como los rellenos sanitarios, sólo aquello que después de un esfuerzo de esta naturaleza no tenga un valor social o de carácter económico.
“La Norma Oficial Mexicana 083 Semarnat 2003, publicada en 2004, señala siete pasos fundamentales que deben cumplirse para un tratamiento integral de lo que hoy conocemos como basura”, subrayó.
Agregó que el primer tema es la selección de los sitios, y en ello, dijo,  la norma es muy precisa en cuanto a que hay que identificar el lugar más adecuado. Una vez atendido este paso, es importante diseñar el proyecto, y una vez validado por las autoridades competentes en este caso de Semarnat, hay que construirlo.

“Lo importante es la operación, monitoreo, el cierre y finalmente las obras de carácter complementario, estos siete pasos pueden ser simultáneos”, aseguró el funcionario federal al señalar la responsabilidad de los municipios en esta área.

La Perseverancia. El relleno sanitario está ubicado en Cuautla y  nació como tiradero a cielo abierto,  pero hoy, de las dos mil toneladas de basura que se generan en el estado, 800 se están atendiendo en ese relleno.

"Es darle un sentido social, ambiental y consecuentemente económico a la basura; partiendo del conocimiento de que no hay mejor basura que la que no se genera, hay que desarrollar modelos de reciclamiento y revalorización.”    Julio Castillón, delegado de Semarnat en Morelos

 

Por:  Guillermo Tapia  /  [email protected]