compartir en:

Durante casi dos horas, algunos integrantes de Los Ángeles Azules fueron privados de su libertad al finalizar el concierto que ofrecieron en El Carmen Tequexquitla, Tlaxcala, debido a que se negaron a tomarse una fotografía con Óscar Vélez Sánchez, presidente municipal del lugar.

Ante el miedo de no saber lo que pasaría comenzaron a denunciar el hecho a través de sus redes sociales, donde mostraron cómo unos policías los estaban custodiando para evitar que abandonaran el lugar. Los afectados por la situación fueron aproximadamente 40 músicos y técnicos de la agrupación.

Aclaran situación

Ante la polémica, Carlos Ramírez, titular de seguridad pública de la entidad, publicó un video en Facebook para aclarar lo sucedido; aseveró que todo inició porque la venta de boletos estaba prevista en 50 pesos; sin embargo, después los organizadores subieron el precio a 70 y 80 pesos.

“Tuvimos la información de que había público inconforme que pedía el reembolso; estaban en tentativa de causar destrozos a los vehículos de los artistas. El comité de feria giró instrucciones de seguir los protocolos de seguridad. Es indignante que se diga que fue intento de secuestro”, aseguró.

Afirmó que si les hubieran mencionado a los artistas que les querían dañar sus medios de transporte, hubieran generado pánico, por lo que prefirieron no dar explicaciones.