compartir en:

Cuernavaca, Morelos-Las 32 toneladas del víveres que envió el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Michoacán tenían como destino las bodegas del DIF en Morelos y no las comunidades, informó la presidenta del Sistema estatal, Elena Cepeda de León, al precisar que “se trató de una confusión de los choferes”.

Esta explicación viene luego de que ciudadanos malintepretaron los hechos afuera de una de las bodegas del DIF Morelos.
Ayer, Elena Cepeda informó que no hubo negligencia al impedir que los víveres fueran trasladados a las comunidades.
“La ayuda tenía que llegar aquí para armar las despensas y después repartirla, los conductores se desesperaron porque no podían descargar e intentaron llevarse la ayuda”, enfatizó.
La Presidenta del DIF estatal lamentó que hubiera personas que aprovechándose de la situación intentaran desestabilizar y quisieran entrar por la fuerza para llevarse la ayuda que ciudadanos han dado en solidaridad a los morelenses en desgracia.
“Nosotros estamos concentrando todo lo que están mandando para armar despensas y llevarlas a diferentes comunidades; tengan por seguro que los apoyos van a llegar”, garantizó.

Llegan 200 toneladas
Confirmó, por otra parte, que van más de 200 toneladas de víveres que han llegado provenientes de diferentes partes de la república, ayuda de amigos, así como de diferentes personas de la vida pública, por ejemplo Susana Zavaleta y Fernando de la Mora, quien ofreció un  dar un concierto y lo recaudado será para los damnificados.
Elena Cepeda también agradeció “a todas las personas, en su mayoría jóvenes que se han sumado como voluntarios. Pueden constatar todo lo que se está haciendo, se forman cadenas humanas para bajar cajas, para armar despensas y para subirse a los vehículos que trasladarán la ayuda”. 

Marcela García
[email protected]