CUERNAVACA, MORELOS.- “Positivo. Usted tiene SIDA”, fueron las palabras que Lupita “N” escuchó hace 15 años y que cambiaron su vida, pues fue su sentencia de muerte; ahora, sólo espera que se cumpla.
Recuerda que, a principios del año 2000, comenzó a tener muchos problemas de salud. Al inicio, como la gran mayoría de personas, no hizo caso; pensaba que era producto del cansancio por atender a sus cuatro hijos, su esposo y la labor doméstica.
Conforme transcurrieron los meses eran más los problemas; la gripe y tos eran permanentes, la fatiga era mayor. Fue al médico y el diagnóstico era infección en vías respiratorias, pero no mejoraba.
Inició constantes visitas a los hospitales y diversos estudios. Fue durante marzo de 2003, cuando encontraron el origen de su mal: “Positivo. Usted tiene Sida”.
“No recuerdo el instante después, sólo tengo grabado cuando el doctor me dio la noticia. No podía creerlo. ¡Yo, con Sida! ¿Cómo era posible? Sólo he estado con mi marido”, recordó Lupita.
Se deprimió, no sabía cómo darle la noticia a su familia, pues le anunciaron su muerte, pero no le dijeron cuándo.
“Sufría al pensar qué pasaría con mis cuatro hijos; también, cómo había sucedido, en qué momento me contagié de Sida”.
Tras la noticia, no quiso regresar el médico para iniciar el tratamiento. Se dedicó a cuidar y consentir a sus hijos, a piropearlos para cuando ya no estuviera. Al investigar, comenzó a reprocharle a su esposo porque sido él la contagió, no había otra opción.
Ahora, su salud es muy delicada, aunque lleva 13 años en tratamiento. Cada  día que pasa aumenta el cuidado y su cuerpo se debilita, pero asegura que está preparada, sin embargo, sus hijos siguen siendo su principal preocupación.

"Un día que me sentí muy mal, pensé que llegaba el momento de muerte; decidí hablar con mi familia. No quería dejar a mis hijos, pues comenzaban a entrar en la adolescencia, así que inicié el tratamiento, pero no es fácil, requerimos mucho cuidado, pues una simple gripe puede ser mortal.” Lupita ‘N’

ESTADÍSTICA MUNDIAL DE VIH EN 2017

36.9 millones de personas en el mundo vivían con VIH hasta 2017 

 

80 % de las mujeres embarazadas que vivía con VIH, en 2017, pudo obtener medicamento antirretrovírico para evitar la transmisión de VIH a sus hijos

47 % ha bajado el número de infectados por VIH, desde el pico alcanzado durante 1996

La tuberculosis continúa siendo la principal causa de muerte entre las personas que viven con VIH.

51 % aproximadamente han bajado casos de muertes relacionadas con el Sida, desde el pico alcanzado en 2004

27 veces es el riesgo mayor de contraer VIH entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres

23 veces es mayor entre las personas que se inyectan drogas
13 veces mayor para trabajadoras sexuales

12 veces mayor para los transexuales

Por: Marcela García
marcela.garcia@diariodemorelos.com