compartir en:

No cabe duda que las cosas en lo que respecta a las comunicaciones y trasportes están al revés, ahora resulta que los miembros del trasporte federal pueden aumentar las tarifas a su conveniencia sin la participación de ninguna autoridad, lo que es en verdad desquiciante para los ciudadanos.
La autoridad piensa en todo, menos en los ciudadanos que cada día sufren y cargan los errores de tanto inepto que tenemos con autoridades, no han entendido que son los ciudadanos a los que se deben, y no a sus rechazados partidos políticos y menos a las autoridades actuales.
Lo cierto es que los ciudadanos son los más desprotegidos, por lo que ante las quejas constantes de los usuarios por el aumento en las tarifas del autotransporte federal, de hasta un 6% a partir del lunes pasado, por ello escuchamos la voz experta de mi amigo el arquitecto Enrique Ramos Zepeda, presidente de la Confederación de la Alianza de Transportistas, nos explicó que es a consecuencia de la falta de regulación en el tema, ya que las empresas disponen a libre criterio de las tarifas; hágame usted el favor, cómo es posible, esta es otra más del inepto secretario de Comunicaciones y Trasportes.
Por lo que el arquitecto, empresario del autotransporte, refirió que, a raíz de una reforma a la legislación que rige al transporte federal, las compañías de autobuses no están obligadas a solicitar un aumento al pasaje ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, como sucedía hasta el 2015, lo que a mi criterio es un error, pues es imposible que sean juez y parte, ya están igual que los hampones diputados que solos se auto legislan.
Por lo que el arquitecto Ramos Cepeda dijo “Yo como dirigente del transporte tampoco lo veo bien, pero ellos están exigiendo un derecho que se consiguió en la ley y ¿cómo le haces...? Antes tenías que realizar tu estudio socioeconómico y, en base a ello, se autorizaba el incremento. Ahora no, ahora quedó que a criterio del transportista, lógicamente avisando a la autoridad, están facultados a hacer los ajustes tarifarios”, explicó el experto, por lo que nos podemos dar cuenta es una más de los cambios a las leyes que tanto legisladores como funcionarios permiten en este país, digo yo lleno de impunidad y corrupción.
Señaló que las empresas están obligadas a informar al usuario de estos ajustes. Sin embargo, el aumento del pasaje en el autotransporte federal se empezó a aplicar desde el lunes pasado, justo en el inicio del periodo vacacional de verano, sin un anuncio previo y mire usted esa es la manera de perjudicar a los que menos tienen, ya que es a ellos a los que se les cobrara más, los millonarios trasportistas esquilmando a los más pobres de los ciudadanos.
Lo que deberíamos de tener es una central camionera, pero con eso de que los trasportistas federales son los consentidos de la familia real, no hay para cuando dejen de contaminar el centro de la ciudad en contraposición de su programa de Ecozona, que no sirve para nada más que para hacer negocio.
Mientras tanto, las quejas de los usuarios en empresas como Pullman de Morelos, Estrella Roja, Verde y Valle de Morelos, han sido constantes, ya que los aumentos oscilan entre los tres a seis pesos.
La delegada de la Procuraduría Federal del Consumidor, Zaira Fabela es tan inútil que afirmó que no está facultada para atender las quejas por el sorpresivo aumento del pasaje en empresas de autotransporte federal, entonces para que esta valdría más la pena que se vaya de vacaciones porque si no sirve para defender a los usuarios, no entiendo qué hace ahí. Eso sí, aunque anunció operativos para revisar que se apliquen los descuentos a estudiantes y a adultos mayores, puras farsas como acostumbra el gobierno. ¿No cree usted?
AYER POR la tarde, al estar frente al alto de Río Mayo y Teopanzolco un mordelón disfrazado de policía trató de asaltarnos, y como le dije que no dábamos dinero y me enojé por su cinismo, empezó a grabar después de pedir el dinero, para justificarse; imagínese esas son las autoridades conforme uno no se deja; cómo harán a la pobre gente; le dije que en lugar de esquilmar a los que trabajamos debería de detener a los delincuentes que cada día son más en el estado, desde los de cuello blanco hasta los carteristas. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León

[email protected]   Twitter: @teolavin